Actualizado
miércoles, 22 noviembre 2017
20:13
h
URGENTE

Los embotelladores lanzan un nuevo control para los aceites

Embotelladores, exportadores y cooperativas pretenden garantizar la calidad
  • PRESENTACIÓN. Rafael Picó, Ángel Villafranca, Isabel García Tejerina, Gonzalo Guilén y Rafael Sánchez de Puerta.
    PRESENTACIÓN. Rafael Picó, Ángel Villafranca, Isabel García Tejerina, Gonzalo Guilén y Rafael Sánchez de Puerta.

Los grandes envasadores de aceite de oliva, los exportadores y las cooperativas se reunieron con la ministra de Agricultura y Alimentación, Isabel García Tejerina, para presentar un nuevo sistema de control de la calidad de los caldos de máxima calidad. Insisten en que se trata de un sistema voluntario, pero en las aceiteras jiennense se da por hecho que, pese a que sea opcional, pobre del que no lo asimile pronto. Si los que más producto compren lo exigen, al final todos tendrán que “pasar por aro”. Se trata de un control que va más allá de la normativa COI de la Unión Europea y que se explicó como un aval para garantizar la calidad de producto y evitar los casos de fraude al consumidor.

Cooperativas Agroalimentarias de España, Anierac y Asoliva presentaron el Sistema de Autocontrol Reforzado, que es voluntario para determinados aceites virgen extra. El objetivo es incrementar la garantía de calidad al consumidor y aportar mayor seguridad jurídica a las empresas envasadoras.

“Tenemos la enorme responsabilidad como país de defender, cuidar y promover la calidad de nuestro aceite. Este sistema voluntario garantiza que aquellos vírgenes extra que superen el control, cumplen con criterios analíticos de calidad más exigentes que los ya muy rigurosos fijados por la legislación vigente”, dice la ministra, Isabel García Tejerina.

Gonzalo Guillén Benjumea, presidente de Anierac —la organización empresarial que representa a los grandes envasadores— afirma: “Tiene gran importancia en el mercado nacional. Supondrá un avance en la comercialización de aceites de oliva virgen extra que se acojan al mismo”. Por su parte, Rafael Picó, director de Asoliva —los grandes exportadores— manifiesta: “El sector envasador y exportador oleícola sufre continuamente acusaciones de fraude derivadas de las discrepancias en los resultados de la cata, lo que supone graves consecuencias, tanto para las empresas del sector por la inseguridad jurídica que esto representa, como para el consumidor por la desconfianza que se le genera sobre la calidad del aceite. Los métodos complementarios al panel test no han alcanzado los resultados deseados. Este sistema de autocontrol supone un paso importante para la mejora de la comercialización”.

Rafael Sánchez de Puerta, presidente del sector Aceite de Oliva de Cooperativas Agroalimentarias de España, añade: “El sistema cuenta con criterios analíticos más exigentes que los establecidos en la legislación vigente, con el fin de que cuenten con una mayor garantía”.

Incertidumbre por el escaso producto almacenado

¿Habrá suficiente aceite de oliva para abastecer al mercado hasta que comience la próxima campaña de molturación? Parece que sí, aunque en circunstancias normales. En cambio, hay quien avisa de que unas semanas de lluvia o un retraso en la maduración podrían causar imprevistos. Se ha vendido casi todo el producto en una campaña de comercialización excelente.

La Federación Española de Fabricantes de Aceite de Oliva (Infaoliva) considera que existe un enlace corto, pero suficiente. “Observamos que es una campaña corta, si bien está siendo suficiente para abastecer mercados y hasta la fecha no ha habido tensiones. Esto se refleja en la estabilidad de los precios”, señala en un comunicado. Además, añade: “Los envasadores tienen una cantidad de 134.180 toneladas, lo que hace pensar que son cantidades para una buena regulación del mercado”. Por otro lado, Asaja ratifica que la actual cosecha de comercialización de aceite de oliva terminará con un enlace de campaña muy justo. “La disponibilidad está sujeta a la maduración del olivar, ya que dependiendo si llueve o no, se adelantará o no la campaña de recogida, lo que puede afectar al mercado y a las existencias”, afirma el gerente de Asaja, Luis Carlos Valero.