Actualizado
jueves, 20 septiembre 2018
13:38
h
URGENTE

Los dos encarcelados piden a la jueza salir en libertad

Gabriel José C. M. y Miguel Ángel M. R. reiteran que son inocentes
  • EL 7 DE MARZO. Gabriel José C. M., el detenido de 22 años, a la salida de la Comisaría.
    EL 7 DE MARZO. Gabriel José C. M., el detenido de 22 años, a la salida de la Comisaría.

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 4 de Jaén, Carmen Ballesteros, ya tiene sobre su mesa la petición de los dos encarcelados por la agresión sexual grupal sufrida por una adolescente de tan solo 16 años el pasado 2 de marzo. Gabriel José C. M., de 22 años, y Miguel Ángel M. R. han solicitado a su señoría salir en libertad. Lo han hecho a través de un recurso presentado en las últimas horas y en el que solicitan a la juez que revoque su decisión de enviarlos a prisión preventiva, comunicada y sin fianza. Los dos mayores de edad siguen manteniendo su inocencia, aunque son muchos los indicios reunidos por los investigadores que apuntan a su autoría.

El más contundente es, sin duda, la identificación efectuada por la víctima en la Comisaría. La adolescente señaló sin ningún género de dudas a Gabriel José C. M. y a Miguel Ángel M. R. como dos de los cinco agresores que la abordaron en el Paseo de la Estación, la introdujeron por la fuerza en un portal y la forzaron sexualmente. Lo hizo en fotografías y también en una rueda de reconocimiento, con presencia de sus respectivos abogados. En el caso de Gabriel José C. M. hay otra evidencia más que significativa. Cuando presentó la denuncia, la chica contó a la Policía y a los forenses que había mordido a uno de sus atacantes, en concreto al que la cogió por la espalda y le tapó la boca. Le dio un bocado en mano. El mayor de los detenidos por estos hechos presentaba una herida compatible con una mordedura. Y hay un indicio más: las grabaciones de las cámaras de seguridad de establecimientos cercanos al lugar de los hechos recogen a un grupo de cinco jóvenes. La Policía sostiene que son los detenidos.

La petición de libertad no ha sorprendido. Es lo más habitual en estos casos. Lo normal, también, es que la juez mantenga en prisión a los dos encarcelados, ya que no han variado las circunstancias que le llevaron a tomar esa decisión.

Hay que recordar que hay otros tres implicados que no han alcanzado la mayoría de edad y que, por lo tanto, están en un procedimiento judicial distinto, que se tramita en el Juzgado de Menores. Dos de ellos, de 17 y 16 años, primos entre sí y familiares también de Gabriel José C. M., están encerrados en un centro especializado. Ambos también sostienen su inocencia, aunque de momento su defensa no ha pedido la libertad. Lo que sí ha hecho su abogado es pedir determinadas diligencias para tratar de determinar que no estaban en el lugar de los hechos. Uno de ellos, el mayor, asegura que se encontraba en un pub del polígono de Los Olivares. El otro que había viajado hasta Bujalance (Córdoba), donde vive parte de su familia y que, esa tarde, hacía ejercicio en un gimnasio del municipio cordobés. El letrado ha solicitado al juzgado que pida las grabaciones de ls cámaras de seguridad de ambos establecimientos para dar consistencia a las coartadas.