Actualizado
sábado, 20 abril 2019
20:38
h
URGENTE

“Lo que en verdad me gusta es aplicar la informática a la vida real”

Ver comentarios
|
22/01/2019

“Es sorprendente recibir este premio, porque tienes una vida de estudio, preparación, trabajo... que hoy en día es normal podríamos decir. Por eso me hace mucha ilusión llevarme esta sorpresa de que lo que estoy haciendo se reconoce y evalúa de forma positiva”. Así mostró su satisfacción la jiennense Carmen Calatrava al saber que recibirá uno de los premios “Jaén Mujer”. Ha trabajado para la Unesco y realiza estudios para la Comisión Europea. Entre ellos, llevó a cabo el análisis de datos de la consulta pública ciudadana para decidir sobre el cambio de hora, en la que se recibieron 4,7 millones de respuestas de todos los países miembro. “Ese es uno de los estudios más sonados en los que he trabajado, pero las temáticas son de lo más variadas, siempre de política pública, no de partidos políticos, orientados para que Europa, una nación o un programa sea competitivo y tenga impacto positivo en la sociedad”, afirma.

En concreto, ayuda en la toma de decisiones a través de una versión depurada de los indicios que los datos sugieren, y esa información la entrega a la institución que encarga el proyecto. “Por ejemplo, en el estudio de la directiva del cambio de hora yo no tomo parte en la decisión, porque eso corresponde a otros expertos y académicos especialistas en la materia. Mi trabajo consiste, concretamente, en extraer información a partir de datos: me llegan sin procesar, los organiza, analizo y destilo conclusiones y conocimientos de ellos”, especifica. Entre otros estudios destaca en el que trabaja ahora en las implicaciones de la impresión 3D en propiedad intelectual: “Muchos piensan que esa impresión se utiliza poco, pero esta tecnología ya genera impacto económico en procesos industriales. Por ejemplo, mi pareja diseñó mi anillo de compromiso, lo imprimió en 3D, y a partir de ahí un joyero hizo un molde en el que se fundió tal cual fue diseñado. Si ese documento se filtrara por internet, cualquiera podría llevar mi anillo. Las connotaciones en el ámbito empresarial son mayores”. Una trayectoria imparable para una jiennense que no sabía muy bien qué estudiar, se decidió por Informática en la Universidad de Jaén y, aunque al principio no le apasionaba demasiado, encontró su vocación en el uso aplicado de esta materia con el tratamiento de datos. Todo un orgullo para la provincia.