Actualizado
domingo, 27 mayo 2018
22:08
h
URGENTE

Le piden cárcel por maltratar a una perra

Presuntamente, arrojó al animal contra el suelo porque se hizo sus necesidades en el interior del domicilio
  • MALTRATO ANIMAL. El hombre tendrá que sentarse en el banquillo.
    MALTRATO ANIMAL. El hombre tendrá que sentarse en el banquillo.

La Fiscalía de Jaén acaba de presentar cargos contra un vecino de la capital, de 37 años, al que considera autor de un delito contra los animales domésticos. En concreto, acusa a Rafael G. L. de causar graves heridas a una perra, a la que presuntamente arrojó contra el suelo y propinó un fuerte golpe en la cabeza. El motivo de la supuesta agresión fue que el can hizo sus necesidades en el interior del domicilio, tal y como relata el Ministerio Público en el escrito de acusación provisional.

El fiscal sitúa los hechos el pasado 20 de noviembre en una vivienda de una calle cercana a la Avenida de Andalucía. Al parecer, el acusado se enfadó por que la perra, que es propiedad de su pareja, hizo sus necesidades en el suelo: “Guiado por el ánimo de atentar contra su integridad física, la tiró contra el suelo y le propinó un fuerte golpe en la cabeza, causándole diversas lesiones”, aclara el Ministerio Público. Entre esas heridas, el animal sufrió varias fracturas, una de ellas en una de las vértebras cervicales.

El animal, que pertenece a la raza “american bully”, tuvo que ser llevado a un centro veterinario para su tratamiento. A pesar de que su propietaria no reclama nada por lo ocurrido, la Justicia abrió un procedimiento penal contra Rafael G. L., quien tuvo que declarar ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Jaén. El juez instructor vio indicios de un delito contra los animales domésticos y abrió juicio oral contra él. Y el fiscal, finalmente, presentó cargos para reclamar que sea castigado con seis meses de cárcel. Del mismo modo, el Ministerio Público solicita que no pueda ejercer profesión alguna relacionada con los animales, ni tampoco comerciar con ellos durante un periodo de dos años.

En principio, la defensa del procesado rechaza los delitos que se le imputan y solicita la libre absolución. El caso está pendiente de ser enviado a un Juzgado de lo Penal para que se celebre la vista oral, para la que todavía no hay fecha fijada.