Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
18:40
h
URGENTE

Las palmeras de Jabalcuz, en peligro por el picudo rojo

La asociación vecinal alerta de la propagación del insecto
|
31/12/2017
  • ENFERMAS. Palmeras de vecinos de Jabalcuz afectadas por el picudo rojo y sin tratamiento, con las hojas secas y caídas.
    ENFERMAS. Palmeras de vecinos de Jabalcuz afectadas por el picudo rojo y sin tratamiento, con las hojas secas y caídas.

Hace unos años que llegó la plaga de picudo rojo a las palmeras jiennenses, un riesgo para estas plantas que, según el Ayuntamiento, “está controlado”. Sin embargo, los particulares son “los peligrosos”. “Si hay palmeras infectadas y no se pone remedio cortando la zona afectada o poniendo el tratamiento adecuado, se propaga a más sitios”, explica Víctor del Salto, dirigente de la asociación vecinal Jabalcuz, que denuncia la presencia de la plaga en los límites de la ciudad. Del Salto cuenta cómo el pequeño insecto entra desde arriba de las hojas y pone sus huevos, de la que salen las larvas, lo cual “destrozn” a la planta. Por fortuna, con una atención específica se puede salvar pero, eso sí, requiere un tratamiento que no siempre se da, relata el dirigente del colectivo.

Según Del Salto, “las alertas estaban ahí”. Los avisos llegaron a Linares y Bailén, y se esperaba que avanzara hacia Las Infantas o Mengíbar. “Pero al final ha llegado a la capital”, asegura, y añade: “Es como los virus en las personas, si no se trata, se contagia”. Mientras que en las zonas comunes sí se ha colocado el producto para eliminar y controlar la plaga, el problema surge de los jardines de los particulares. “A ellos tendrían que haber dirigido más información, porque si una planta enferma, lo mismo ocurre con la de al lado”. Recuerda que “no es complicado” proteger las plantas. Se agujerea el tronco en una zona alta y se introduce una cánula donde se inyecta una bolsa con la “medicina”, que se dosifica. No es peligroso para las personas, pero afecta al entorno que todavía se recupera del incendio sufrido este verano, que calcinó unas veinte hectáreas.

Sin tratamiento en el Museo Íbero

Juan José Jódar, concejal de Mantenimiento Urbano y Medio Ambiente, confirma que el picudo rojo está “bajo control” en los jardines de la capital y cómo es posible ver las bolsas con el tratamiento en numerosas palmeras del centro urbano, que “prueban la eficacia” desde la administración local.

Sin embargo, desde el Ayuntamiento advierten que hay otras palmeras que no están en tratamiento y sí se encuentran afectadas por la plaga. Como ejemplo ponen algunas del Complejo Hospitalario o del recién abierto Museo Íbero. “Es evidente que no se les ha inyectado nada, que es lo más efectivo y es lo que hacemos nostros”, apunta el concejal de Medio Ambiente, y señala que la responsabilidad de su cuidado y mantenimiento recae en la Junta de Andalucía, a las que recomienda la colocación del tratamiento adecuado para la protección de las palmeras de una plaga que afecta a la ciudad y sus jardines