Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
09:37
h
URGENTE
  • ECONOMÍA. El concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, durante el debate sobre las cuentes municipales.
    ECONOMÍA. El concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, durante el debate sobre las cuentes municipales.

Un cuarto de hora tardaron los concejales jiennenses en despachar una indisponibilidad de crédito, por valor de 2,2 millones, que afecta a los patronatos de Deportes y Cultura y la Gerencia de Urbanismo. Las partidas corresponden a 500.000 euros del primero de los organismos; a 1,1 millones de Cultura, y 600.000 de la Gerencia de Urbanismo, tal y como detalló el concejal de Hacienda, Manuel Bonilla. Las medidas financieras, que corresponden a la necesidad de cumplir con los requisitos impuestos por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, son la continuación de las ya adoptadas la semana pasada, que afectan al funcionamiento de los gastos de personal y corriente de la Administración local. Se aprobaron con los votos a favor del PP, el sí de los no adscritos Salud Anguita e Iván Martínez, la abstención de Jaén en Común y la negativa del PSOE. Víctor Santiago se mostró de acuerdo con los “recortes” en el caso de Deportes y se abstuvo para Cultura y la Gerencia de Urbanismo. Entre la sesión plenaria de ayer y la del pasado viernes 15 de diciembre, la indisponibilidad crediticia asciende a 16,6 millones de euros, una cifra inferior en, aproximadamente, un millón a lo previsto por Bonilla, que se atribuye a la imposibilidad de retraerlo de Urbanismo.

María Dolores Nieto, de Jaén en Común, le recordó al responsable de las cuentas municipales que, con este medida, apenas cumple un 20% de los requisitos impuestos por Hacienda, que insta al Ayuntamiento a tomar medidas sobre unos “números rojos” que son de 81 millones de euros. “Incluye la ley antimunicipal de Montoro en torno al 80%”, razonó la representante de la tercera fuerza de la oposición que también recordó a los populares que son responsables de 18 de los últimos 22 presupuestos municipales por lo que, en su opinión, de nada sirve echar la culpa a los anteriores gobernantes, en alusión al pacto alcanzado, entre 2007 y 2011, por los socialistas e Izquierda Unida.

La viceportavoz del PSOE, Mercedes Gámez, tomó la palabra para decir a Bonilla que, en sus palabras, “todas las alarmas se encienden cerca de usted” e insistir en la situación, a su juicio, “bastante peligrosa” de las arcas del Ayuntamiento. “No puede ser que desde el propio Ministerio de Hacienda hasta los expertos coincidan en que estamos en una situación muy compleja y no haya reacción municipal ante esta situación. Es que no hemos cumplido ni con el documento básico que se nos pedía de control del gasto y la deuda como es el Plan Económico y Financiero”, criticó Gámez que también aireó el documento de la Autoridad Fiscal Independiente que sitúa al de la capital como un ayuntamiento con un problema “estructural y agudo”. Para solventar su situación, como la de otras administraciones como Jerez o Parla, incluso se pide la convocatoria de una comisión de expertos.

El concejal de Hacienda se defendió de los ataques de la oposición y aseguró que, precisamente, la colaboración del departamento que dirige Cristóbal Montoro, es clave para evitar la intervención total de las cuentas jiennenses, un extremo al que dejó claro que no se llegará. También mostró su satisfacción porque con, las medidas aprobadas, el gasto general de la Corporación se reduce en más de un 5%, una de las condiciones que pide Madrid.