Actualizado
viernes, 23 febrero 2018
12:14
h
URGENTE

La Policía honra a uno de sus héroes

Despedida al agente Antonio Jesús Chica, fallecido por un tumor originado en acto de servicio
Ver comentarios

La Policía Nacional despidió con honores a uno de los suyos. El agente Antonio Jesús Chica Caballero murió como un héroe. Durante cuatro años, luchó a brazo partido contra un “gliobastoma multiforme”, el tumor cerebral más grave y agresivo de cuantos se conocen. Finalmente, no pudo superar la terrible enfermedad. Tenía 43 años y deja viuda y dos hijos pequeños. El policía jiennense lucía con orgullo en la guerrera de su uniforme la Cruz al Mérito con Distintivo Rojo, la más alta condecoración que puede recibir un funcionario. Se la ganó a pulso, porque el “bicho” que le ha arrancado la vida tuvo su origen en un acto de servicio. Antonio Jesús Chica recibió una paliza en el año 2008. Se encontraba de vacaciones en Almuñécar cuando vio a un grupo de encapuchados destrozar una furgoneta. Decidió intervenir, a pesar de que estaba fuera de servicio. Los asaltantes le dieron varios puñetazos, que provocaron que se cayera al suelo y se golpeara con un bordillo. El fuerte golpe le produjo una herida en la cabeza, por la que tuvo que ser hospitalizado. Años después, los médicos detectaron un tumor en el lóbulo cerebral derecho, la misma zona en la que había recibido el golpe. Los oncólogos pronto descubrieron la conexión entre la enfermedad y las lesiones sufridas como consecuencia de la paliza. Chica Caballero fue intervenido quirúrgicamente y se le extrajo una masa de 13 centímetros de volumen. También se sometió a sesiones de quimio durísimas. Sin embargo, el “bicho” volvió. “Su acción altruista contribuyó a enaltecer su prestigio profesional y personal y a exaltar la imagen del Cuerpo Nacional de Policía”, dijo literalmente el Ministerio cuando le fue concedida la condecoración.

Ayer, sus compañeros lo despidieron con honores. Portaron el féretro con sus restos mortales y entregaron las banderas de España y Andalucía a su esposa María Ángeles y a su madre, Dolores.