Actualizado
martes, 21 mayo 2019
16:09
h
URGENTE

La Policía estrecha el cerco al agresor sexual de una mujer en un portal

Hay un sospechoso identificado, al que se está buscando
Ver comentarios
|
15/05/2019
  • EN LA AVENIDA EJÉRCITO ESPAÑOL. Los hechos ocurrieron en el portal de este residencial.
    EN LA AVENIDA EJÉRCITO ESPAÑOL. Los hechos ocurrieron en el portal de este residencial.

La Policía Nacional estrecha el cerco al hombre que agredió sexualmente a una mujer de 43 años en el portal de su casa en la madrugada del pasado domingo. Los investigadores de la Comisaría tienen un sospechoso, un varón que está identificado, prácticamente, desde el primer momento. No obstante, todavía no han podido detenerlo. “Es cuestión de tiempo”, dicen los agentes que están tras su pista. Las pesquisas están bastante avanzadas gracias a los datos que aportaron dos jóvenes que presenciaron parte de los hechos. Esos testigos anotaron la matrícula de la moto en la que huyó el agresor. El vehículo está puesto a nombre de una persona. Los investigadores piensan que el agresor puede ser alguien cercano al dueño de la motocicleta (un familiar o un conocido). Es al hombre que se está buscando y que está señalado por la Comisaría como un objetivo prioritario.

Hay que recordar que los hechos ocurrieron a las cuatro y media de la madrugada del domingo. La mujer llegó en un taxi a su domicilio, ubicado en la avenida del Ejército Español. Dos chicos que estaban en la zona la vieron apearse del coche y dirigirse hacia un residencial cercano. A continuación, también vieron a una motocicleta, conducida por un hombre que llevaba la cara oculta por un casco. El varón se bajó y entabló una conversación con la mujer. En concreto, se ofreció para acompañarla a su casa. Ella lo rechazó en varias ocasiones. No obstante, él insistió y llegó a entrar en el residencial.

A partir de ahí, los testigos aseguran que escucharon voces de auxilio y llamaron a la Policía. Minutos después, vieron al sospechoso salir del portal de forma apresurada y montarse en la motocicleta para escapar. Una patrulla llegó a continuación hasta el residencial. Los agentes encontraron a la víctima ya refugiada en su domicilio, con evidentes signos de haber sido agredida. Relató a los policías que el atacante, al que no conocía de nada, la había arrojado al suelo y la había golpeado, antes de realizarle tocamientos por todo el cuerpo. La mujer presentaba la cara ensangrentada como consecuencia de las heridas y tenía arrancados los botones de la camisa y del pantalón. Fue trasladada a un centro de salud y, desde ahí, a la Comisaría para interponer la denuncia. Aportó datos sobre su agresor, del que dijo que era extranjero.

La Policía recabó su testimonio y el de los dos testigos. Con esos datos, logró localizar al dueño de la moto e identificar a la persona que podría conducir ese vehículo en la madrugada del sábado al domingo. Cuando fueron a buscarlo a su domicilio, no lo encontraron. Eso sí, el cerco contra él es cada vez más estrecho y no se descarta que caiga a lo largo de las próximas horas.

Los detalles

Los hechos. Ocurrieron en la madrugada del pasado domingo, cuando la víctima regresó en taxi a su domicilio, ubicado en un residencial de la avenida Ejército Español.

Testigos. Dos jóvenes que se encontraban en la zona presenciaron parte de los hechos. Vieron llegar a la víctima y, posteriormente, al agresor. Relataron que el hombre siguió a la mujer hasta el interior del portal y que escucharon gritos de ayuda. A partir de ahí, llamaron a la Policía.

Investigación. Los dos testigos lograron aportar un dato que puede resultar clave para las pesquisas: la matrícula de la motocicleta en la que iba el agresor. También se están revisando las cámaras de seguridad de la zona.

La víctima. La mujer fue hallada por los agentes con la cara ensangrentada y con la ropa desgarrada. Relató a los policías que su atacante la golpeó y la arrojó al suelo, lo que hizo que su rostro impactara contra una escalera y se hiriese. Tuvo que ser atendida en un centro de salud, si bien su estado no reviste gravedad.