Actualizado
jueves, 21 febrero 2019
20:51
h
URGENTE

La Policía cierra la sucursal en la provincia de la mafia calabresa

Un alcalaíno, considerado “un miembro importante de la Ndrangheta”, pretendía expandir el negocio en el sur de España
Ver comentarios
|
14/02/2019
  • OPERACIÓN. Los agentes trasladan al alcalaíno José C. J., tras ser detenido en Alcalá la Real.
    OPERACIÓN. Los agentes trasladan al alcalaíno José C. J., tras ser detenido en Alcalá la Real.

La “Ndrangheta”, la mafia de Calabria, pretende asentarse en España. En su afán de expandir el negocio, el grupo criminal habría buscado un socio jiennense. En concreto, la Policía ha detenido a José C. J., un antiguo empresario de Alcalá la Real, acusado de ser uno de los enlaces “más importantes” de la organización en territorio nacional. Según los investigadores, dirigía una sucursal de la “Ndrangheta” en Andalucía, con el objetivo de transportar y distribuir sustancias estupefacientes desde el sur de España hasta Italia, camuflando la mercancía entre otra carga legal de coches y camiones que hacían esa ruta. La Policía explica que el alcalaíno se había refugiado en su ciudad natal con el objetivo de pasar “totalmente desapercibido”. Lo mismo habían hecho los otros tres españoles detenidos en esta operación, que se encontraban ocultos en una finca de difícil acceso en una pedanía del municipio granadino de Órgiva.

La investigación, que arrancó en 2016, ha concluido con la detención de 25 personas y la incautación de casi 200 kilos de drogas (marihuana, hachís, cocaína, opio y ketamina). Los implicados han ido cayendo en fases. Los primeros fueron arrestados en Florencia, hace ahora más de dos años. Los agentes italianos interceptaron una gran partida de droga. Los investigadores transalpinos rastrearon el origen de la mercancía, que resultó estar en pequeñas ciudades del sur de España.

A partir de ahí, las pesquisas se trasladaron a las provincias de Jaén y Granada. La Policía española comprobó que los implicados guardaban grandes medidas de seguridad. Cambiaban con frecuencia de domicilio y evitaban las grandes ciudades. Finalmente, fueron localizados en Órgiva y en Alcalá la Real, donde trataban de llevar un bajo nivel de vida para pasar desapercibidos. Según la Policía, el jiennense José C. J. está considerado “un miembro importante” de la organización. Estaba en paradero desconocido desde la desarticulación de la rama italiana de está célula de la “Ndrangheta”.

La Policía cierra la sucursal en la provincia de la mafia calabresa