Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
13:35
h
URGENTE

La otra “Calle Maestra” donde coinciden los buenos cofrades

La tertulia pasionista presenta su cartel de Cuaresma, de Francisco Guzmán

Maestra es a Jaén lo que Sierpes a Sevilla o Larios a Málaga, esos puntos concretos del mapa urbano donde se reúnen los que saben mucho y de verdad de la Pasión, aquellos que acumulan en sus currículos pasionistas los pregones más señeros —incluso el de la Semana Santa, en algunos casos—, quienes ocuparon en su día importantes puestos en las diferentes juntas de gobierno de las hermandades o, simplemente, cofrades “históricos” de aquí, que los hay.

Pero no solo eso. Maestra es, también, la denominación de la calle jiennense que da nombre, desde 2008, a la tertulia costumbrista local por excelencia, un grupo de enamorados de la tradición que mientras cultiva la amistad en el coqueto salón del Bar El Chato, a un paso del Pilar del Arrabalejo, pone sobre la mesa —nunca mejor dicho— la actualidad, el pasado y el futuro de la Semana Mayor de Jaén.

Con “estatutos” desde 2014, el grupo ha sufrido “dimisiones” y ha incorporado a nuevos componentes desde su creación, pero lo que no ha variado ni un ápice en su “normativa” es la condición “sine qua non” de haber formado parte de la directiva de alguna hermandad pero no hacerlo a día de hoy, además de pertenecer a una cofradía. Juan José Romero-Ávila, Inocente Cuesta, Luis Escalona, José Antonio Cano, Francisco Guzmán, Miguel Ángel Colmenero, Gregorio Rodríguez, Antonio Jesús de la Casa y Francisco de Paula Aguilar son los contertulios habituales a los que, en su cita más trascendental, la víspera del Miércoles de Ceniza, se suman las cónyuges y un “invitado especial”, distinción que este año recayó en el poeta y redactor cofrade de Diario JAÉN, Javier Cano. Precisamente el pasado martes celebraron el acontecimiento en la “sede social”, que aprovecharon para darse a conocer a sí mismos su cartel de Cuaresma, una singular fotografía conceptual que desde 2014 cuelgan en escaparates y rincones de la capital para hacerse presentes, discreta y gráficamente, en el paisaje que enmarca el tiempo preparatorio para la Pasión. En 2016, la obra, que firma Francisco Guzmán, es una bellísima instantánea presidida por los guardabrisas plateados del trono del Crucificado de la Expiración, cuya sombra se proyecta sobre el fondo del cartel. Una evidencia imaginera reconocible que, a su vez, evita la plasmación figurativa de ninguna advocación y que resulta sencillamente sobrecogedora, originalísima, sugestiva y plena de poesía.

opinión. La puesta en común de diversos puntos de vista, en medio de un ambiente distendido, relajado y fraterno y siempre con la Pasión jiennense como motivo principal, preside la actividad de “Calle Maestra”, que al margen de la “convocatoria extraordinaria” precuaresmal celebra encuentros ordinarios, aproximadamente, cada dos meses. Un debate con el que no pretenden crear polémica ni influir en las decisiones de los órganos de gobierno de las hermandades, aunque el peso de sus reflexiones, inevitablemente, trascienda de la propia tertulia y genere opinión —que la genera—. A partir de ahora y hasta los días de Semana Santa, cuando coincidirán en un palco de “exigentes” en La Carrera —el otro punto álgido—, cada uno tiene otra cita cofrade con su propio colectivo en los actos y cultos tradicionales.