Actualizado
jueves, 15 noviembre 2018
19:57
h
URGENTE

La obra del colector de Sierra Mágina comenzará en breve

El alcalde fecha el inicio de los esperados trabajos para dentro de “2 o 3 semanas”
  • PROBLEMA. Vecinos, en una de las casas afectadas por las humedades, hace justamente un año.
    PROBLEMA. Vecinos, en una de las casas afectadas por las humedades, hace justamente un año.

Llevan tantos años esperando una solución que los vecinos de Loma del Royo se han vuelto “tomasianos”. Escépticos. Creen apenas aquello que sus ojos les muestran y sus dedos pueden tocar. Pero, esta vez, el comienzo de la renovación parcial de las madres comunes que discurren bajo las viviendas es inminente. Un escrito firmado por el gerente de Aqualia da cuenta de ello. Y, en pleno debate del estado de la ciudad, el alcalde, Javier Márquez, lanzó, encadenando obras que por fin se han ejecutado o están en proceso —como la urbanización de la calle Cataluña o el asfaltado de Virgen de la Cabeza—: “En dos o tres semanas se le meterá mano al colector de Loma del Royo”.

Se refería al de la calle Sierra Mágina. Roto y en una situación deplorable, su sustitución resolvería la mitad de los problemas de inundaciones que algunos residentes soportan desde hace años. En una reunión, a principios de octubre, el concejal de Mantenimiento Urbano, Juan José Jódar, anunció a la asociación que, ahora sí, se ejecutarían las obras. El coste del proyecto ronda los 100.000 euros, aunque se les puntualizó que habrá que “retocarlo para ajustar el precio” y se les indicó que, para que se ejecuten las obras, todos los vecinos afectados tendrían que dar su consentimiento por escrito.

Es un trabajo que delegó en la asociación vecinal y esta, sabedora de que la situación de los colectores es uno de los problemas más graves que afectan al barrio, se puso manos a la obra rápidamente. “Lo hemos comunicado de cinco maneras —expuso a este periódico Francisco Céspedes—: en nuestra web, en el tablón de anuncios y a la entrada a la asociación, le hemos enviado el escrito por correo electrónico a los más de 200 socios que tenemos y una comisión de vecinos ha ido casa por casa, desde la calle Hermanos Senise Colmenero hasta San Francisco de Asís informando a los propietarios de lo que se va a hacer y recabando sus firmas”. Hecho esto, el objetivo de Céspedes es volver a hablar con Jódar y abordar posibles novedades.

“No se ha hecho nada todavía, pero creemos que los dos problemas graves del barrio —los colectores y la calle peatonal— ya han llegado a su fin”, valoró el dirigente vecinal, que confía en que esta vez no se les “engañe”. “Inminencias llevamos muchas. Me dijeron que, antes del verano, se iba a hacer el colector y nada, y también que se iba a arreglar la calle Luna, que está llena de baches, y tampoco nada”, criticó Céspedes, que espera que esta vez se cumpla la promesa y que también comiencen en breve las obras para ejecutar la calle peatonal que uniría Luna con la Avenida de Madrid a través de la urbanización Sol. Todos estos problemas han sido los principales quebraderos de cabeza de los últimos años en Loma del Royo. Reivindicar su solución les ha costado a los vecinos innumerables cartas dirigidas a la atención del alcalde y mociones aprobadas en el pleno.

En el anterior mandato, el Ayuntamiento barajó como solución al problema de los colectores hacer una hinca en la calle San Juan de la Cruz. Se quedó en el aire. A principios de 2016, Jódar les presentó un proyecto para acabar con, al menos, el 50% del problema, desviando las aguas desde la calle Sierra Mágina a Hermanos Senise Colmenero y, una vez allí, conectar con la red general.