Actualizado
viernes, 19 octubre 2018
18:49
h
URGENTE

“La imagen fue una broma sin ánimo de ofender a la cofradía”

El acusado de publicar una foto de Jesús Despojado retocada con su cara se ampara en la libertad de expresión
Ver comentarios
|
01/06/2017
  • ACUSADO. Cristian Daniel Serrano, en una fotografía tomada por él mismo.
    ACUSADO. Cristian Daniel Serrano, en una fotografía tomada por él mismo.

Daniel Cristian Serrano debe sentarse en el banquillo por un asunto más que polémico. Hace ahora un año, publicó en su cuenta de una conocida red social un fotomontaje con una imagen de Jesús Despojado “mezclada” y retocada con su propia cara. La Cofradía de La Amargura lo denunció y el fiscal ha presentado cargos contra él como presunto autor de un delito contra los sentimientos religiosos. El joven, de tan solo 23 años, dice sentirse “abrumado” por la repercusión que ha tenido esta historia. “Desde luego, si llego a saberlo, jamás se me hubiera ocurrido hacerlo”, dice en una entrevista concedida a Diario JAÉN. El chico, que actualmente está en situación de desempleo, asegura que en ningún caso quiso ofender a la hermandad con su publicación. “Todo lo contrario. Estábamos en una reunión entre amigos. A uno de ellos le gusta mucho esa cofradía y comenzamos a hacer bromas con una aplicación del teléfono que mezcla las caras. Nos hizo gracia como quedó la mía y la publiqué”, relata. Eso sí, deja claro que no sabía que podía acarrearle una denuncia y un proceso por la vía penal, por el que tendrá que sentarse en el banquillo.

Al respecto, Daniel Cristian Serrano considera “excesivo” y apela a la “libertad de expresión” en su defensa. “No hice absolutamente nada. Siempre que he tenido que ir a declarar al Juzgado por este asunto lo he dicho, que no tenía intención de ofender ni de molestar a nadie”, explica.

Los hechos se remontan al 25 de abril del año 2016, cuando este joven publicó en perfil de “Instagram” la famosa fotografía publicada en su edición de ayer por este periódico. Esa imagen fue detectada por miembros de la Cofradía de la Amargura que, en un primer momento, le requirieron para que la retirara. Como hizo caso omiso hasta en dos ocasiones, presentaron una denuncia contra él por un delito contra los sentimientos religiosos: “En un primer momento, no quité la imagen porque pensaba que no estaba haciendo nada malo. Además, recibí muchos comentarios de personas que me insultaban y me amenazaban por ello y decidí mantenerla, porque tengo derecho a hacerlo. Te repito que jamás quise ofender a nadie con ello”, explica Daniel Cristian Serrano.

Sin embargo, la Fiscalía tiene otra opinión. Considera que el acusado subió la imagen a la red social “con manifiesto desprecio y mofa hacia la Cofradía de la Amargura”. “Tenía el propósito de ofender los sentimientos religiosos de sus miembros y realizó una vergonzosa manipulación de la imagen”, sostiene el escrito de acusación provisional presentado por el Ministerio Público. Además, recuerda que la fotografía estaba acompañada del siguiente mensaje de texto: “Sobran palabras, la cara lo dice todo, makiaveli soy tu dios”. “Dicho escarnio provocó una profunda indignación en las personas integrantes de la cofradía”, concluye el fiscal. Por todo ello, considera a Daniel Cristian Serrano autor de un delito contra los sentimientos religiosos, por el que pide una multa de 2.160 euros. De forma subsidiaria y solo en caso de impago, se reclama 180 días de privación de libertad.

Fuentes de la hermandad explicaron que el objetivo de interponer la denuncia fue que el acusado retirara la imagen de sus redes sociales. Al respecto, recuerda que se le hicieron dos requerimientos y que hizo caso omiso a ambos y que, por ello, se vieron obligados a acudir a los tribunales de Justicia. Al juicio, que está señalado para el próximo año, está citado como testigo el actual hermano mayor de la Cofradía. Se trata de uno de los escasísimos procedimientos penales abiertos en la provincia por un delito contra los sentimientos religiosos. El anterior caso fue por el robo y la destrucción de la Custodia del Convento de Las Bernardas.