Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
23:16
h
URGENTE

La falta de clínicas lleva a salir de Jaén para frenar el embarazo

La última estadística recoge 761 mujeres de la provincia que ejercieron este derecho
Ver comentarios
  • SANIDAD. El Hospital Médico-Quirúrgico, del Complejo Hospitalario de Jaén.
    SANIDAD. El Hospital Médico-Quirúrgico, del Complejo Hospitalario de Jaén.

La última estadística de la Consejería de Salud sobre interrupciones voluntarias del embarazo en Andalucía tiene contabilizadas a 761 jiennenses que tomaron esta decisión, representan el 4% de todas las andaluzas que abortaron en 2016, año en el que se recogieron los últimos datos oficiales. Si se compara con el resto de provincias, donde se registran 17.320 intervenciones de este tipo, Jaén se sitúa a la cola. Sevilla acumula el mayor número de solicitantes, con 4.218; le sigue Málaga, con 3.810; Cádiz, 2.358; Almería, 1.861; Granada, 1.674; Huelva, 1.505, y Córdoba, con 1.133. Más allá de los números, la diferencia de las jiennenses con el resto de las andaluzas que ejercen este derecho es que son las únicas que no tienen un centro de referencia en su capital al que acudir. En Andalucía hay clínicas especializadas en todas la provincias, menos en Jaén. En Andalucía existen actualmente 17 centros autorizados, públicos y privados, donde se realizan las interrupciones voluntarias de embarazo y de cuya actividad queda constancia en el registro que funciona en España. Esta herramienta fue creada en España en 1896, con una orden ministerial, que tuvo su traslación autonómica al año siguiente. Hay dos razones que explican que no existan unidades de este tipo en suelo jiennense. La primera es que la sanidad pública no atiende estos casos, para no tener que sortear la objeción de conciencia de los facultativos; la segunda es que ninguna empresa concursa para prestar este servicio en Jaén, tal y como confirma la Delegación de Salud, por lo que el sistema ideado por la Junta, en la práctica, no funciona en suelo jiennense. Esto hizo que las 761 ciudadanas de la provincia que abortaron tuvieran que desplazarse, obligatoriamente, fuera de los límite provinciales.

Entre 2006 y 2016, según los registros oficiales, esta situación afectó a 10.240 mujeres jiennenses, casi un millar al año, que tuvieron que desplazarse a Córdoba, Granada o Málaga, si se buscaban los centros menos alejados. Mamen Barranco, la número 2 de la candidatura de Adelante Andalucía al Parlamento andaluz y coordinadora local de IU en Torredonjimeno, defiende que este “éxodo” se evitaría si existiera la posibilidad de abortar en los hospitales públicos. El hecho de que el Gobierno andaluz no dé este paso hizo, como explica Barranco, que IU, al igual que Podemos, votaran en contra de la reforma de la Ley de Igualdad, que la última iniciativa que se aprobó en el Parlamento andaluz en la legislatura que acaba de concluir. El hecho de que se mantenga esta “desigualdad” es perjudicial para las jiennenses, tal y como cree Barranco, que se ven obligadas a afrontar el “difícil paso de interrumpir el embarazo con mayores complicaciones”. “Al choque emocional que comporta una situación así, se suma que tienen que desplazarse fuera de la provincia, afrontar más gastos por los desplazamientos, informar en sus trabajos o en su casa de que se ausentan y, entre otras cosas, pernoctar fuera”, sostiene, convencida de que, además, estos viajes forzosos van en detrimento de la intimidad que, en muchas ocasiones, quieren preservar aquellas que dan este difícil paso.

En 2016, conforme a los datos del observatorio estatal del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, el 89,67% de las mujeres abortaron dentro de las primeras semanas; en un 6,38% de los casos por un grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada y el 3,61 por riesgo de graves anomalías en el feto. En España está despenalizado el aborto en las primeras 14 semanas de gestión y permitido en otras situaciones, aunque se haya sobrepasado este periodo de gestación.

“El servicio se presta con seguridad y a una distancia razonable”

La presidenta de la Asociación de Clínicas Acreditadas para el Embarazo (ACAI) en Andalucía, Francisca García Gallego, ante la constatación de que no existen unidades para la interrupción del embarazo en Jaén, deja claro que lo que hay que buscar, más allá de que haya un centro de este tipo o no en la capital es que las mujeres que tomen esta decisión puedan hacerlo con “seguridad sanitaria”. Algo que, como sostiene, está más que garantizado. “Los casos en Jaén son pocos, de hecho experimentan una disminución progresiva en los últimos años, hay que tener en cuenta que, de los 761 contabilizados en 2016, solo en torno al 7% está fuera de las primeras de 14 semanas. Más adelante, solo se puede hacer en tres provincias (Sevilla, Málaga y Sevilla) por lo que estamos hablando de unas 600 mujeres”, razona, convencida de que los tiempos de desplazamiento que tienen que asumir, de media, no van más allá de los 30 o 60 minutos. “Los hospitales suelen estar en las capitales, en cualquier sitio, por lo que, en este caso, es igual. La distancia a la clínica dependerá, siempre del lugar de residencia”, argumenta.

La responsable de ACAI recuerda que, en la capital, sí llegó a haber un centro de este tipo, pero nunca llegó a concertar esta prestación con el Servicio Andaluz de Salud. En cuanto al personal público, recuerda que no está formado para ello, en la mayoría de los casos, de ahí que se optara por esta fórmula en la comunidad autónoma que garantiza la gratuidad y la privacidad de las solicitantes, una vez que acuden a los servicios sociales y sanitarios más próximos. “La posibilidad de interrumpir el embarazo de forma voluntaria está resuelto, aunque quizás tengan que desplazarse en ocasiones algo más lejos. Jaén está bien comunicada y, aunque sería deseable que existiera un centro en la capital, tampoco creo que se mejoraría el servicio en sí”, argumenta la presidenta de ACAI, una entidad que funciona desde hace veinte años y que tiene presencia en 19 ciudades y 12 comunidades autónomas.