Actualizado
domingo, 16 junio 2019
04:00
h
URGENTE

Juicio por la operación “Aljulo” de tráfico de drogas

Dos alcalaínos y tres vecinos de Pinos Puente se sientan en el banquillo
  • Audiencia Provincial de Jaén.Archivo Diario JAÉN.
    Audiencia Provincial de Jaén.Archivo Diario JAÉN.

La Audiencia de Jaén acoge hoy el juicio contra cinco hombres —dos vecinos de Alcalá la Real y tres de Pinos Puente (Granada)— acusados de delitos contra la salud pública. Si todo va según lo previsto, acudirán a la sala de vistas con la intención de reconocer que traficaban con cocaína. Aceptarán condenas que oscilan entre los dos años y los tres años y tres meses de cárcel. Es el resultado final de la llamada operación operación “Aljulo”, desarrollada por la Guardia Civil de Jaén en los primeros meses del año 2017. Hubo 16 detenciones, aunque, finalmente, el fiscal solo presentó cargo contra los cinco hombres que hoy se sientan en el banquillo.

La investigación comenzó cuando el Instituto Armado tuvo constancia de que dos vecinos de Alcalá, José Luis M. F., alias “Lilo”, y Raúl C. A., se dedicaban a la venta de cocaína en su ciudad. Para abastecerse acudían al municipio granadino de Pinos Puente. El 20 de abril de 2017, los agentes dieron el alto a Raúl, cuando venía con uno de los portes: 50 gramos de “farlopa” de gran pureza.

Las pesquisas se centraron, entonces, en los vendedores. Con la supervisión del juzgado de Instrucción número 1 de Alcalá, la Guardia Civil “pinchó” los teléfonos y descubrió que los tres vecinos de Pinos Puente tenían un sistema de “guarderías”, donde almacenaban la droga. El 17 de mayo, los agentes practicaron varios registros simultáneos. Se intervinieron 30.000 euros en metálico, 600 gramos de cocaína de alta pureza, 64 papelinas de cocaína dispuestas para su venta, 1.500 plantas de cannabis y 300 gramos de marihuana empaquetada y preparada para su venta. A los investigadores les llamó la atención la fuerte adulteración a la que sometían la cocaína, cortándola con multitud de sustancias que bajaban la calidad considerablemente y aumentaban el riesgo para los consumidores.

Los dos vecinos de Alcalá aceptarán condenas de dos años de cárcel. Mientras, los dos vendedores de Pinos Puentes recibirán un castigo más severo de tres años y tres meses de cárcel, ya que son considerados los grandes distribuidores. El quinto hombre que se sentará en el banquillo es un colaborador de los granadinos, que tenía una plantación de marihuana en su vivienda. La sentencia se dictará hoy “in voce” en la Audiencia Provincial.