Actualizado
lunes, 18 diciembre 2017
09:43
h
URGENTE

Juicio a una pareja acusada de vender cocaína y marihuana

Uno de los procesados, presuntamente, protagonizó una peligrosa huida
Ver comentarios
  • ALIJO. Plantación de marihuana que encontró la Guardia Civil en una de las viviendas. Arriba, la cocaína decomisada.
    ALIJO. Plantación de marihuana que encontró la Guardia Civil en una de las viviendas. Arriba, la cocaína decomisada.

Fue la última gran operación antidroga de la Guardia Civil de Jaén en 2016. Como se dice en el argot policial, “explotó” el 30 de diciembre del pasado año y permitió dar por desarticulado uno de los puntos de venta de estupefacientes más activos de la comarca de La Loma. Hubo dos detenidos, una pareja de veinteañeros que, según las investigaciones, movían droga a lo grande. No en vano le fueron decomisados un cuarto de kilo de cocaína de gran pureza y casi 12 kilos de marihuana. Además, en una vivienda que tenían alquilada en Torreperogil disponían de un invernadero casero que contaba con la tecnología más avanzada para que las plantas de “cannabis” crecieran fuertes y vigorosas.

La Guardia Civil llevaba meses de seguimiento a Juan T. C. y a Laura C. M., los dos acusados en este caso. Él ya había sido detenido y condenado por un delito contra la salud pública. Sin embargo, los agentes sospechaban que podía seguir en el negocio. Las pesquisas pusieron al descubierto que numerosos compradores de drogas acudían a su domicilio de Torreperogil para aprovisionarse de mercancía. Los funcionarios del Instituto Armado consiguieron los indicios necesarios y convencieron al magistrado del Juzgado de Instrucción número 2 de Úbeda para que les concediera una orden de registro para tres inmuebles. Y es que, presuntamente, los dos procesados habían alquilado una vivienda en la que tenían una plantación casera de marihuana. Los agentes hallaron cinco lámparas que hacían las veces de soles artificiales, así como varios humidificadores, un extractor de humo, productos fertilizantes y más de 460 macetas con plantas en avanzado estado de crecimiento. También había una bolsa con cogollos, ya listos para ser vendidos. La sorpresa de los agentes llegó cuando encontraron también una importante cantidad de cocaína: 250 gramos con una pureza del 75 por ciento. Todo el invernadero funcionaba gracias a un enganche ilegal de electricidad. Presuntamente, defraudaron a Endesa más de 30.000 euros

Cuando la Guardia Civil realizó los registros, Juan T. C. no estaba en su casa. La Fiscalía relata que apareció ya por la tarde, conduciendo un vehículo. Al percatarse de que los agentes estaban en el interior de su casa, “realizó una maniobra evasiva brusca” con la intención de escapar. El Ministerio Público sostiene que huyó del lugar a toda velocidad y que puso en peligro a varios niños que estaban jugando a la pelota en la calle y a algunas personas mayores que estaban asomadas a las puertas. Finalmente, fue detenido.

Los dos acusados se sentarán en el banquillo de la Audiencia en las próximas semanas. Juan T. C. está acusado de delitos contra la salud pública con la agravante de reincidencia, defraudación de fluido eléctrico y contra la seguridad vial. Se enfrenta a una petición de condena de siete años de cárcel y una multa de 1.800 euros. A Laura C. M. solo se le imputa el tráfico de drogas. El fiscal pide para ella cuatro años de prisión.

cONDENADO POR TRÁFICO DE DROGAS
idcon=13073638;order=8

El escrito de acusación de la Fiscalía aplica la agravante de reincidencia con respecto a Juan T. C. Y es que este joven de Torreperogil fue condenado el 12 de diciembre de 2016 por un delito de tráfico de drogas. Esa sentencia se dictó apenas quince días antes de que la Guardia Civil volviera a detenerlo como presunto autor de un delito contra la salud pública.