Actualizado
lunes, 12 noviembre 2018
17:23
h
URGENTE

Jaén es la provincia con menos casos de sida

La incidencia es de 2,45 por cada cien mil habitantes, el registro más bajo de la comunidad autonómica
|
30/07/2017
  • PROTECCIÓN. Los preservativos son el mejor método para protegerse.
    PROTECCIÓN. Los preservativos son el mejor método para protegerse.

La provincia de Jaén lleva desde 2013 sin notificar ningún caso nuevo de sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirido, aunque aún existen dieciocho personas en tratamiento, lo que supone una incidencia de 2,45 por cada cien mil habitantes, que la convierte en la más baja de todas las provincias de Andalucía, que se sitúa como media en 7,74, y una de las más bajas de España, cuya media es 7,39, según fuentes sanitarias consultadas por este periódico. El 87 por ciento de los pacientes son hombres y el 13 por ciento, mujeres. La categoría de transmisión más frecuente es la de hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, con un 52,62 por ciento, seguida de la transmisión entre personas de difernete sexo, un 22 por ciento. Los usuarios que se infectaron por el consumo de drogas a través de vía intravenosa es de un 2,62 por ciento. Los portadores del virus VIH no aparecen reflejados pues pueden permanecer años sin “despertar”.

Antonio Ferre, presidente de la Federación Andalucía por la Diversidad, asegura que el virus “está controlado”, pero eso significa que hay que estar “alerta” para que los datos no varíen y “vigilar” el perfil de los portadores. Desde la federación les preocupa que más de la mitad de los afectados son personas que mantiene relaciones sexuales hombres con hombres. Asimismo advierten de la “ligera variación” de las características de los afectados, pues además de los varones, de entorno a 27 a 34 años, también están, “y cada vez más”, los de 20 años infectados de VIH. “Es una paradoja, porque hace tiempo no había información que ahora mismo es muy accesble”, comenta Ferre, y afirma que el dato revela “una relajación” de la juventud, “se vende como una enfermedad crónica, que no lo es, pues ha ganado calidad de vida, pero no se debe olvidar que tampoco es una diabetes, por sus efectos secundarios y la coinfección, que hace que los fármacos se vuelvan más inoperativo para estancar el virus”.

Ferre subraya que “se ha perdido el miedo y el respeto a la enfermedad”. “No hay que bajar la guardia, debemos recordar que el único método eficaz es el preservativo y lo mejor es erotizarlo, hay que saber hacerlo, y no es fácil”.