Actualizado
domingo, 19 agosto 2018
00:04
h
URGENTE

“Estoy orgulloso de pasear el nombre de nuestra tierra”

MANUEL ROSA
Ver comentarios
|
11/08/2018
  • RECONOCIMIENTO. El joven investigador Manuel Rosa Garrido.
    RECONOCIMIENTO. El joven investigador Manuel Rosa Garrido.
Se trata del primer jiennense que recibe de la Asociación Americana del Corazón el nombramiento como mejor investigador joven durante este 2018 por un trabajo cuyo principal objetivo es el de contribuir a la resolución de un problema importante como es el de las enfermedades cardiacas

—¿Cómo se siente tras el nombramiento de la Asociación Americana del Corazón como mejor investigador joven?

—Lo primero una alegría muy grande de ver que la comunidad científica reconoce tu trabajo y que considera tu línea de investigación como algo novedoso e interesante. Después de unos días, lo que se piensas es en seguir trabajando duro para contribuir todo lo que se pueda a la resolución de un problema tan grande como es el de las enfermedades cardiacas.

—Es el primer jiennense que lo recibe, ¿no es así?

—Sí, hasta lo que yo tengo constancia. Otros científicos europeos lo consiguieron en ediciones anteriores pero yo soy el primero de Jaén. Estoy muy orgulloso de pasear el nombre de nuestra tierra por donde voy.

—En concreto, ¿en qué consiste el proyecto presentado?

—Yo soy la cabeza visible del proyecto pero en realidad somos varios investigadores los que trabajamos en él. Lo que hacemos en el laboratorio es analizar cómo cambia la estructura tridimensional del genoma durante el desarrollo de distintas enfermedades de corazón, para saber cómo esos cambios rigen la expresión de los genes involucrados en el desarrollo de la enfermedad. La idea final del proyecto es trabajar en la reversión de los cambios topológicos que controlan la expresión de los genes más destacados para devolver el corazón a su estado inicial. La novedad del estudio, y por lo que hemos ganado el premio, es porque en vez de revertir la expresión de los genes implicados en el desarrollo de la enfermedad uno por uno, nuestro estudio permitirá la activación o represión de todos los genes de interés de una sola tacada.

—¿Cómo acabó en EE UU?

—Soy licenciado en Biología por la Universidad de Jaén y licenciado en Bioquímica por la de Granada. Acabados mis estudios universitarios e intrigado por el campo de la epigenética, decidí hacer la tesis doctoral. Conseguí una beca predoctoral en la facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria y trabajando allí descubrí que quería ser científico. Obtenido el título de doctor y a sabiendas de que para ser competitivo en el mundo de la ciencia hay que salir fuera de España, busqué por Europa y por EE UU. Mandé mi currículum a muchas instituciones e hice varias entrevistas, pero al final recibí una oferta de UCLA y aquí estoy. En 2012 me vine contratado para trabajar en el laboratorio de Thomas Vondriska, y en 2014 la Asociación Americana del Corazón me concedió su beca postdoctoral. Ahí sigo, ahora como científico de proyecto.

—¿Volverá a Jaén?

—Aunque está en mi cabeza la idea de regresar para devolver con trabajo el dinero público invertido en mi formación, no creo que sea a corto plazo. Las condiciones laborales aún no se pueden comparar con las que tenemos fuera. Estar tan lejos tiene sus inconvenientes, pero tengo una familia increíble que me apoya.