Actualizado
domingo, 16 junio 2019
17:00
h
URGENTE

Hallan bombas de la Guerra Civil sin explotar

El Equipo Tedax de la Guardia Civil desactiva un proyectil en Lopera y una granada de mortero en una casa de Martos
Ver comentarios
  • TRABAJO DELICADO. Un agente de los Tedax procede a neutralizar uno de los artefactos.
    TRABAJO DELICADO. Un agente de los Tedax procede a neutralizar uno de los artefactos.

Agentes del Equipo Tedax de la Guardia Civil desactivan dos artefactos explosivos procedentes de la Guerra Civil que han sido encontrados en Lopera y Martos, respectivamente. En concreto, se han hallado en los últimos días un proyectil y una granada de mortero, respectivamente. La primera de las intervenciones se produjo por el hallazgo de un proyectil de artillería de 105 milímetros en un paraje aislado de la localidad de Lopera. Se trata de una de las zonas en las que estuvo el frente de la contienda y, por lo tanto, donde más artefactos explosivos se han encontrado desde entonces. La segunda intervención se ha llevado a cabo en Martos por la localización de una granada de mortero de 50 milímetros, mientras se realizaban obras de restauración en una vivienda.

La Guardia Civil recuerda en un comunicado que este tipo de artefactos mantienen sus propiedades explosivas intactas, a pesar del tiempo transcurrido desde su utilización, y que cualquier manipulación indebida, puede generar la activación de su carga explosiva ocasionando lesiones muy graves.

La Comandancia de Jaén recomienda que, ante la aparición de un artefacto de estas características, no tocar o manipular el objeto, avisar al teléfono 062 y señalizar la zona para impedir que el resto de personas accedan al lugar.

En mayo del año pasado creó revuelo la aparición de una granada de mortero en la Carretera de Circunvalación de Jaén capital, a la altura del sendero que sube hacia el Castillo de Santa Catalina. Hace unos meses también se localizó un artefacto similar en una vivienda de Torredonjimeno, en la que su propietario estaba realizando obras. También fue llamativo el hallazgo de varias granadas, esta vez procedentes de la Segunda Guerra Mundial, en un cargamento de patatas que recibió una empresa jiennense desde Francia.