Actualizado
domingo, 22 octubre 2017
13:52
h
URGENTE

Gritos por la unidad del país frente al separatismo

El acto de la plataforma Jaén en España acaba con el corte de la estrella independentista de la estelada catalana

Nunca como ayer ondearon tantas banderas de España en la capital un 12 de octubre. Colgaban de los balcones, de las ventanas, de algunas terrazas... Era la respuesta a la llamada del alcalde a refrendar la unidad de España en medio de la crisis de Estado que ha abierto el referéndum ilegal en Cataluña. Y, en este decorado de edificios salpicados del rojo y el amarillo de la bandera patria, sobre un escenario montado en la Plaza de la Constitución para un acto que duró media hora escasa, la recién nacida Plataforma Independiente Jaén en España, “ajena a lemas y partidos”, apeló a la “defensa de España” frente al desafío independentista del Gobierno de la Generalitat y hasta se atrevieron a cortar la estrella independentista de la estelada catalana.

Entre los asistentes no se contaban ni cien personas. Pero las banderas “rojigualdas” elevándose al cielo, ondeantes, agitadas por los asistentes —algunos de los cuales se habían envuelto literalmente en la insignia nacional— y lemas, como “¡España, una y no cincuenta y una!”, “¡Puigdemont, a prisión!” y los “Viva España”, gritados a voz en cuello, se adueñaron por unos instantes de la céntrica plaza. “Podríamos hablar de si la Unión Europea se ha portado como debía con España; también de las subvenciones que reciben los grupos separatistas y de si el Gobierno ha actuado bien. Podríamos hablar de muchas cosas, pero, hoy es 12 de octubre y es día de hablar de defender España”, empezó su discurso el portavoz de la plataforma, Mario Martos.

En una alocución en la que no faltaron críticas a la corrupción y soflamas a favor de la justicia social, la sanidad pública y el derecho constitucional a una vivienda digna, Martos prometió: “¡Venceremos porque tenemos la verdad!”. El público estaba expectante, y añadió: “Estamos aquí por amor a España y no por odio a Cataluña”. Fue uno de los momentos más aplaudidos de un discurso en el que el “ellos” con el que Martos se refirió a “los separatistas” se contrapuso todo el tiempo a un “nosotros” reforzado por el sentimiento de “verdad”.