Actualizado
viernes, 25 mayo 2018
22:06
h
URGENTE

Un decreto municipal, publicado en el Boletín Oficial de la Provincia y firmado por el teniente de alcalde delegado de Área Régimen Interior y Servicio al Ciudadano, Miguel Contreras, termina de dar forma legal al proceso de peatonalización del centro que comenzó el pasado 26 de noviembre, además, abre la puerta a la instalación de 38 cámaras para la vigilancia del tráfico en la ciudad. Los puntos de “control, vigilancia y disciplina del tráfico”, según se recoge en el edicto, no solo se colocarán en el casco antiguo y alrededores, sino que se extenderán, cuando estén listos, prácticamente, por las principales arterias de la ciudad, como el interior del transitado Polígono de Los Olivares; el Bulevar, la Avenida de Madrid y el Paseo de la Estación (ver cuadro en esta información).

La iniciativa del equipo de Gobierno, que ya tiene mimbre administrativo, todavía no tiene plazo ni presupuesto, pero Miguel Contreras apunta que ya se trabaja en ello y que el objetivo es ponerla en marcha lo antes posible. En cuanto a las restricciones del tráfico impuestas en el entorno de Bernabé Soriano, San Ildefonso, las Bernardas y la zona de la Catedral, con la última resolución municipal, se da “respuesta a toda la casuística”, tal y como apunta Contreras. En el documento, se establece cómo pueden conseguir las autorizaciones los residentes, sean o no titulares de las viviendas y los arrendatarios y dueños de cocheras, al igual que los empresarios. Como máximo, se podrán inscribir, cinco vehículos por unidad familiar, cochera o comercio. Como máximo se entregarán tres tarjetas de residentes, aunque siempre, con la limitación de que sean turismos y motocicletas, al quedar excluidos expresamente los de transporte de mercancías y con una salvedad: “La circulación del vehículo por el circuito lo será con ocasión de dirigirse a la cochera, domicilio, comercio o local comercial. En estos tres últimos casos el vehículo no podrá permanecer parado sin el conductor y por más tiempo que el necesario para embarcar y desembarcar a personas o descargar o cargar bultos. En ningún caso por más de 15 minutos y siempre que no suponga interrupción del tráfico”. En cuanto a las tiendas y otros establecimientos, se les aplican las mismas condiciones que a los residentes sin cochera. Como curiosidad, no habrá cortapisas para el reparto a domicilio, eso sí, siempre con la perceptiva tarjeta. Lo mismo le ocurre a las residencias de ancianos y a los servicios de emergencia y municipales. En cuanto a las bicicletas, no tienen problema para moverse por el área restringida al tráfico.