Actualizado
domingo, 19 noviembre 2017
13:10
h
URGENTE

Fallece un trabajador al ser aplastado por una carretilla

La Inspección de Trabajo investiga las causas del accidente laboral
Ver comentarios
|
13/01/2017
  • PESQUISAS. Un vehículo de la Policía Nacional abandona la cantera en la que se produjo el accidente, ubicada en la carretera de Los Villares.
    PESQUISAS. Un vehículo de la Policía Nacional abandona la cantera en la que se produjo el accidente, ubicada en la carretera de Los Villares.

Apenas se han cumplido doce días del nuevo año y la siniestralidad laboral ya se ha cobrado la primera víctima en la provincia. Se trata de Blas García Ramírez, un joven del municipio murciano de Bullas, de tan solo 24 años, que perdió la vida mientras trabajaba en una cantera de extracción de mármol ornamental, ubicada en la carretera de Los Villares. Alrededor de las diez y veinte de la mañana, perdió el control de la carretilla mecánica que conducía en el interior de la explotación minera. El vehículo, de unos 1.500 kilos de piso, volcó sobre un lateral, con tan mala fortuna que cayó encima del trabajador. El aplastamiento hizo que muriera prácticamente en el acto. La Policía Nacional se ha hecho cargo de las investigaciones del primer accidente laboral mortal de 2017 para tratar de determinar las causas exactas que lo provocaron.

Los hechos se produjeron en la cantera “La Quebrada”, ubicada en la zona de la Fuente de la Peña, en la carretera de Los Villares. La explotación, que permaneció cerrada debido a la crisis económica del sector de la construcción, reanudó su actividad hace unos meses. Una empresa valenciana se encargaba de su explotación y a ella pertenecía el trabajador fallecido. Todas las semanas, la cuadrilla de Blas se desplazaba desde su pueblo hasta Jaén. Era gente experta, especializada en un sector, el de la extracción del mármol ornamental, que necesita de cualificación. El accidente se produjo después de la parada del desayuno. El obrero se puso a los mandos de la carretilla que iba descargada y comenzó a bajar por una pronunciada rampa. En un momento dado, perdió el control del vehículo y volcó. Algunos de sus compañeros vieron lo ocurrido.

No se pudo hacer nada. Cuando vieron la escena, comprendieron que Blas había fallecido de forma casi instantánea. Avisaron al Servicio de Emergencias 112 Andalucía, que puso en marcha todo el dispositivo. Hasta el lugar, de muy difícil acceso, se desplazaron los servicios sanitarios, así como varias patrullas de la Policía Nacional. Los médicos solo pudieron certificar el fallecimiento de Blas. Para retirar la carretilla mecánica que lo aplastó y rescatar el cadáver fue necesario utilizar otro vehículo mucho más potente.

Agentes de la Policía Científica realizaron una inspección ocular del lugar del accidente y un atestado para tratar de determinar las causas que lo originaron. Del mismo modo, tomaron declaración a los compañeros de la víctima. También realizaron su informe los técnicos de la Inspección de Trabajo. Sobre la una llegó el coche fúnebre para trasladar los restos mortales del obrero hasta el Instituto de Medicina Legal de Jaén, donde se le realizará la autopsia. Los resultados se incluirán en la investigación judicial abierta por el magistrado Fernando Moral, en funciones de guardia durante esta semana.

Un año negro para la siniestralidad laboral
idcon=12575706;order=9

Los datos oficiales recogen que la provincia está a la cabeza en la negra estadística de la siniestralidad laboral. Según Comisiones Obreras, el año pasado contabilizaron en Jaén trece accidentes con resultado de muerte durante la jornada de trabajo y otro más “in itinere”. Esa pésima cifra supuso un incremento del 86 por ciento con respecto al ejercicio anterior. Además, también empeoraron los datos relativos a la accidentalidad grave. De los catorce fallecidos, diez fueron en el sector servicios, tres en el agrario y uno en el sector de construcción.

UGT y Comisiones Obreras han convocado para hoy una concentración de protesta por el primer accidente mortal en la provincia en este año. Para los sindicatos, todos los fallecimientos en el tajo son evitables, siempre y cuando se cumplan de forma estricta las normas en materia de prevención.