Actualizado
sábado, 03 diciembre 2016
19:22
h
URGENTE

“El Valle” no desiste de ser “barrio universitario”

La asociación “Passo”, “cansada” de enviar correos electrónicos a la UJA, buscará otras vías de contacto
  • ESPERANZAS. Vista aérea del Polígono del Valle, en una foto de archivo.
    ESPERANZAS. Vista aérea del Polígono del Valle, en una foto de archivo.

Quizá no los enviamos al sitio correcto”, sopesa el presidente de la Asociación de Vecinos Passo, Mario Liébanas, cuando se le pregunta si hay algún avance en la pretensión vecinal por declarar el Polígono del Valle como barrio universitario. Fue el alcalde, Javier Márquez, en una reunión con la junta directiva, la pasada primavera, el que sembró en el colectivo vecinal la idea de aprovechar “toda la población flotante que existe alrededor de la Universidad” (UJA) para luchar contra las elevadas tasas de paro que soporta el barrio. Consideraron que podría “ser importante” para el polígono y, “desde el verano” —asegura Liébanas—, ha enviado “4 o 5 correos electrónicos” a la UJA. “El servidor no nos lo devuelve”, sostiene. Pero no les han contestado, y admite: “Estamos cansados de enviar emails”. Por eso, avanza que van a buscar otras fórmulas para contactar con representantes del equipo de Gobierno, porque de lo que están convencidos es de que ser “barrio universitario” podría representar una “gran oportunidad” para “El Valle”.

La pretensión de “Passo” es que, al igual que ocurre en otras provincias, donde la Universidad está en la periferia del casco urbano, “todas las actividades que realice [la institución] estén conectadas con el barrio”. El dirigente vecinal ponía como ejemplo, cuando expuso a los periodistas esta idea, el ciclo de Animación Sociocultural y Turística que se imparte en el instituto de Secundaria Jabalcuz: “Permite que los alumnos hagan las prácticas en las asociaciones del barrio y eso es lo que queremos, que los universitarios las realicen también aquí”.

Cuando no puedan ser prácticas formativas, la asociación aboga por que esos estudiantes de la UJA impartan talleres en el barrio. “Tenemos, por ejemplo, las pistas deportivas. ¿Por qué no crear una escuela de verano, por ejemplo, y que estos alumnos cojan experiencia?”, planteó Liébanas, que subrayó, en su día a este periódico: “Hablo de que a cada carrera le saquemos un por dónde. Es decir, dónde podemos incorporarlos y sacar al barrio todas las actividades que hacen dentro del Campus”. En línea con las ideas que les sugirió Márquez, la pasada primavera, “Passo” propone que se hagan rastros y mercadillos especializados.

Considera que eso dinamizaría el barrio, fomentaría la integración social y, para mejorar la economía de sus comerciantes y generar mayor riqueza, plantea que los universitarios se beneficien de descuentos con el carné universitario.