Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
20:40
h
URGENTE
  • ESTACIÓN DE JAÉN. Un tren que hace el recorrido hacia Madrid, aparcado en los andenes.
    ESTACIÓN DE JAÉN. Un tren que hace el recorrido hacia Madrid, aparcado en los andenes.

Hace tres años que no se puede viajar a Granada en ferrocarril. Los dos trenes hotel que salían desde la ciudad de la Alhambra y que llegaban a Barcelona desaparecieron. También dos media distancia entre Linares-Baeza y Granada, al igual que cuatro talgos que subían desde esa capital andaluza hasta Madrid y que surcaban la provincia jiennense. El pasado domingo, miles de personas —entre 4.000 y 5.000, según estimaciones de la Policía Nacional, Policía Local y organizadores—, se manifestaron en la capital granadina bajo el lema “Granada, tres años sin tren” en una protesta en la que criticaron el “aislamiento ferroviario”. Se quejan de que les hayan quitado los trenes a Madrid, lo que les obliga a coger una lanzadera para conectar con la línea AVE en Antequera.

En cambio, mientras que Granada mantiene una conciencia crítica y reivindicativa, Jaén ha visto cómo se le van las conexiones con la ciudad de La Alhambra con bastante apatía. Salvo algunas concentraciones, como la que protagonizó —el 9 de marzo de 2017— la Mesa por el Ferrocarril de Jaén, la calle no ha escenificado prácticamente malestar alguno. De hecho, algunos de los miembros de esta plataforma y de organizaciones sindicales sí que han pedido la reconexión en Granada en las diferentes manifestaciones, ya que la vuelta de los ferrocarriles a la provincia vecina haría que volverían a pasar por Jaén.

Los sindicalistas y defensores del ferrocarril siempre han mantenido la hipótesis de que la supresión de la línea entre Granada y Jaén, a través de Linares-Baeza, no es más que un paso más para el desmantelamiento de la línea entre Linares-Baeza Granada y Almería a través de Moreda —el punto de unión y, a la vez, de división de los caminos hacia la capital almeriense y granadina—. Se traza de un trazado que no se encuentra electrificado, por lo que los ferrocarriles que lo recorren utilizan tracción diesel. Ahora mismo, Granada recibe trenes desde Almería, al igual que Jaén a través de Linares-Baeza, ya que los ferrocarriles que parten desde la capital almeriense hacia Madrid tienen como salida natural este trazado. En cambio, los granadinos que salen a la calle a protestar no entienden el motivo de que se les haya quitado la conexión ferroviaria con Madrid. Se trata de una decisión que está ligada a las obras del AVE, ya que el Gobierno tiene en ejecución el nuevo trazado que conectaría con Antequera, que será la salida natural de los trenes desde Granada hasta Madrid. Sin duda, una perspectiva de futuro nada halagüeña para la provincia, ya que hará que Linares-Baeza y algunas otras estaciones jiennenses dejarán de ser zona de paso de los viajeros granadinos. Las plataformas que defienden la continuidad de la línea de Moreda insisten en que se trata de un ferrocarril más social o, lo que es lo mismo, más barato. En cambio, el Gobierno insiste en la rapidez para conectar Granada y Madrid por AVE y argumenta que, cuando esté el trazado, pocos cogerán unos ferrocarriles que tardan mucho más tiempo. Y así, Jaén lleva tres años sin tren a Granada y, lo peor, es que tiene pinta de que serán muchos más.

Incertidumbre sobre los ferrocarriles de Almería

El problema no es solo que se hayan eliminado los trenes a Granada, sino que algunos consideran que los que pasan por Jaén que vienen desde Almería rumbo a Madrid también corren peligro. Estos parten desde esta ciudad del Mediterráneo y van hasta Moreda. Allí cogen el camino que les lleva en dirección a Linares-Baeza para llegar a la provincia y, desde aquí, coger el camino hacia Madrid. Luego, hacen el recorrido inverso hasta Almería.

En cambio, surge la pregunta de qué ocurrirá cuando esté abierto el trazado AVE entre Granada y Antequera a través de la conexión de Bobadilla. Hay quienes piensan que los trenes de Almería podrían llegar a Moreda y, en vez de coger el camino hacia Linares-Baeza, elegirían el de Granada para, desde allí, buscar la vía AVE entre Málaga y Córdoba y tomar rumbo a Madrid. Precisamente, el Ministerio de Fomento tiene planificado el tercer carril de ancho internacional para favorecer su circulación. De ahí que se denuncia que los trenes que van desde Almería se irán de Jaén no muy tarde, por lo que solo quedará la conexión que sale desde la capital en busca de Madrid.

A la espera del trazado de Algeciras-Bobadilla

La obra ferroviaria más importante para la provincia de Jaén, curiosamente, se encuentra en Málaga. El trazado entre Algeciras y Bobadilla es clave para los centros logísticos jiennenses, ya que supondría conectar esta tierra con uno de los puertos más importantes para el Mediterráneo y, también, para el Atlántico. Es el único recorrido que falta para poner en marcha el Corredor Central, que partiría desde Algeciras y llegaría hasta Madrid. La Unión Europea y, consecuentemente, el Gobierno de España apuestan por el Mediterráneo, que es el que recorrerá los grandes puertos españoles y que llega hasta el norte de Europa. En cambio, a nadie escapa que un ramal de mercancías para el centro de España sería determinante en materia logística.

Precisamente, una de las expectativas de viabilidad para que el trazado entre Moreda y Linares-Baeza no quede con una vía verde sería que se construyera la conexión con el Puerto de Almería para abrir un corredor de mercancías, pero, por el momento, tampoco está hecha. Además, sería otro punto de enlace con el Corredor Mediterráneo.