Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
17:20
h
URGENTE

El plan de asfaltado de calles se extiende a la calle Vergara

Recogida de firmas contra la retirada de adoquines en Fernando IV y el centro
  • VECINO. Un ciudadano camina por la calle Fernando IV, recién renovada, con asfalto impreso.
    VECINO. Un ciudadano camina por la calle Fernando IV, recién renovada, con asfalto impreso.

La calle Fernando IV, que sale del mismo Pilar del Arrabalejo, uno de los rincones más pintorescos de la ciudad, ya se muestra renovada, con su asfalto recién extendido e impreso, una técnica que consiste en darle apariencia de adoquín al firme y que conlleva, en este caso, la retirada del canto rodado original. Por la mañana, la vía no estaba abierta en su totalidad, ya que, a unos cien metros de la fuente, una valla impedía el paso de vehículos, que sí tenían el paso libre en el primer tramo, donde hay cocheras. Los peatones sí podían moverse libremente. La reforma de esta arteria, una de las entradas al casco histórico, avanza conforme a los plazos previstos ya que el concejal de Mantenimiento, Juan José Jódar, anunció la semana pasada que, a mediados de esta, los trabajos estarían ya casi rematados. También mostró su predilección por el empleo del asfalto en la renovación de las gran cantidad de maltrechas calles de la ciudad, lo defendió por ser un material más práctico y barato, aunque implique terminar con el típico canto rodado que lucía, eso sí, ya destrozado, en Fernando IV. “El adoquín antiguo queda fantástico en Roma y cuando había carros, carretas y caballos, pero va completamente en contra de lo que hoy en día es la circulación, la seguridad de los viandantes y el mantenimiento de una calle en condiciones”, argumentó el edil la semana pasada. También dejó claro que este material servirá para acabar con los baches de la red viaria, tanto dentro como fuera de la parte vieja y, para muestra, un botón. La próxima calle en perder sus adoquines será la Vergara, que se reparará junto a Puerta del Ángel, a 7 minutos a píe de la Catedral.

En el perfil del contratante del Ayuntamiento, ya está en fase de licitación este proyecto, con un presupuesto estimado, con IVA, de 45.212,76 euros, tres semanas de plazo de ejecución y un año de garantía. Las obras que se prevén, según el documento oficial colgado en la web municipal, consisten en la “regularización en la zona de adoquines del firme, mediante vertido, extendido y compactado de aglomerado en caliente”, con dos capas, la adaptación a la nueva rasante de imbornales y pozos existentes y la reposición de señalización horizontal. Las empresa, interesadas pueden presentar su ofertas hasta el próximo día 26. En paralelo a este proceso administrativo, el Ayuntamiento también tiene abiertos los trámites para la contratación de la reforma en otras dos calles próximas a Vergara, que son Tablerón y Lizaderas, en las que también se apuesta por el asfalto, aunque, en este caso, “llueve sobre mojado”. El presupuesto, con el IVA, es de 59.220,98 euros, y la fecha límite para pujar en esta licitación pública es, de nuevo, el próximo 26 de enero.

Los socialistas se echaron las manos a la cabeza cuando el responsable municipal de Mantenimiento mostró su predilección por el alquitrán y son muchos vecinos los que también están descontentos con este opción. Incluso, al principio de las obras en Fernando IV apareció una pintada que decía: “Qué vergüenza de lo que hacéis con el casco histórico, partida de catetos”. Con más diplomacia, un jiennense, Daniel Palomino Ramírez, emprende una campaña en la plataforma “change.org” para recoger firmas en contra de la pérdida de los adoquines en las vías del Jaén viejo. En su exposición de motivos, la iniciativa recuerda que los barrios del Conjunto Histórico de Jaén, declarado Bien de Interés Cultural, “atesoran en gran medida la identidad de la ciudad”. “Las intervenciones y obras que se realicen en sus calles y espacios públicos, deben ir encaminadas a proteger, conservar y poner en valor su gran riqueza patrimonial. No podemos permitir que al abandono permanente que ya sufren estos barrios se añada el desdén a la hora de realizar las pocas actuaciones de mantenimiento que se llevan a cabo”, se razona, sin dejar de recordar que el respeto a los materiales usados y sus características históricas es una de las exigencias del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico, documento que, por otra parte, no está desarrollado. La solicitud está dirigida al alcalde, Javier Márquez, que es responsable municipal de Urbanismo, y a la Concejalía de Urbanismo. Al cierre de esta edición, esta campaña, lanzada hace cuatro días y, movida en las redes por particulares y grupos como Jaén en Común, superaba ya los 750 firmantes.

Críticas por la adjudicación de obras a empresas que no son jiennenses

La empresa adjudicataria de las obras en Fernando IV, al igual que lo fue de la renovación de la calle Virgen de la Cabeza, es Mezclas Bituminosas, S.A., una firma con sede social en Cabra, en la vecina provincia de Córdoba. La mercantil fue la ganadora de un concurso público, convocado por el Ayuntamiento al licitar el proyecto, y quedó finalista en estos últimos trabajos, junto a otra sociedad de Cádiz. La Administración local defiende que este tipo de contratos se publiciten para atraer a distintas empresas y, de esta forma, lograr mejorar las ofertas y, por consiguiente, procurar ahorro a las maltrechas arcas municipales. Y es que, de media, la rebaja es del 30%. En el barrio del Pilar del Arrabalejo, donde ya hay críticas por el modo en el que se están ejecutando las obras de renovación del firme, se añade el malestar de algunos ciudadanos porque, además, el gasto municipal no se queda en la ciudad; un malestar al que se suman las críticas por el hecho de que, sostienen, la adjudicataria haya contado con los servicios de otra compañía, afincada en Cangas de Onís, en el Principado de Asturias, para rematar la faena, extremo que trató, sin éxito, de confirmar este periódico.