Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
19:02
h
URGENTE

El nuevo convenio del tranvía estará listo este mismo mes

La Consejería de Fomento perfila la recepción del sistema con el Ayuntamiento
  • 2011. Una mujer observa la llegada del tranvía, en pruebas, a Roldán y Marín mientras pasea a un niño en el carrito.
    2011. Una mujer observa la llegada del tranvía, en pruebas, a Roldán y Marín mientras pasea a un niño en el carrito.

La Consejería de Fomento, que será la que gestione el sistema tranviario de la capital, tras el acuerdo alcanzado entre la Junta y el Ayuntamiento, continúa el trabajo con la Administración local para ultimar el convenio que dé forma al nuevo marco de colaboración institucional que permita echar a andar el tren ligero, sin uso desde 2011. Fuentes del departamento del Gobierno andaluz que dirige el alcalaíno Felipe López precisan que hay negociaciones entre Jaén y Sevilla, en buena sintonía, para elaborar un borrador del acuerdo. Ello permite afirmar que, más pronto que tarde, se mantendrá una reunión de la comisión técnica, en la que las dos partes trabajan conjuntamente para aprovechar esta inversión millonaria, con el objetivo de cerrar el documento definitivo. Estos avances llegan a pensar que la semana que viene, como tarde la siguiente, ya se salvará este escollo.

El acuerdo para la reactivación de este transporte fue escenificado el pasado 11 de mayo. Aquel día, los tres protagonistas de la histórica jornada, tras siete años de infructuosa bronca política, no firmaron ni un papel. El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López; el alcalde, Javier Márquez, y el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, estrecharon sus manos y lucieron sus mejores sonrisas, pero no estamparon su rúbrica en documento alguno. Las llaves de las cocheras de Vaciacostales, donde el tren ligero espera a que alguien lo ponga en funcionamiento, están todavía en el número 1 de la Plaza de Santa María, sede del poder local. Este hecho no es baladí, puesto que el compromiso alcanzado para que el sistema tranviario tenga de nuevo uso implica que el Ayuntamiento se lo devuelva a la Junta. Ya están solventadas cuestiones importantes, como la declaración del tranvía como de interés metropolitano, previa solicitud de la Corporación al Ejecutivo regional. Este cambio permite a la Junta asumir la gestión directamente y, por lo tanto, asumir el 75% del coste del déficit tarifario, frente al 25% que saldrá de las arcas municipales. La aportación de la Diputación será en forma de publicidad y se concretará en el momento en el que se despeje la duda de la empresa que se adjudique el funcionamiento del servicio de transporte en el correspondiente concurso público, que tiene que convocar la Junta.

Pero antes, para que el Gobierno local ultime el traspaso, hay que hacer frente a la deuda generada por el Ayuntamiento, como consecuencia del pago de los equipos móviles y otros conceptos. Las negociaciones, por parte del Ayuntamiento, las llevan el concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, y la de Patrimonio, Rosa Cárdenas.

el objetivo es que circule ya en 2019

Si todo sale conforme a los cálculos del Gobierno andaluz, el tren ligero volverá a circular en abril de 2019, a menos de un

año vista. El plazo es distinto al que se dio

a principios de año, cuando se estimaba

que el sistema tranviario volvería a estar

listo a finales de 2018. El proceso establece unos plazos administrativos

que la Junta quiere agilizar, pero que son inexorables. Además, antes de las pruebas dinámicas hay que reparar la infraestructura tranviaria.