Actualizado
sábado, 10 diciembre 2016
16:57
h
URGENTE

El líder del PSOE, ante el juez por el caso de las fuentes

El alcalde confía en que Fernández Palomino dé “buenas explicaciones”

A escasas horas de que el líder local del PSOE, Manuel Fernández Palomino, declare como investigado por el informe que su partido encargó, a principios de 2014, sobre el estado de las fuentes de la ciudad y la supuesta presencia de legionella en las aguas, el alcalde, Javier Márquez, no se mordió la lengua. Aclaró que las explicaciones “las tendrá que dar” el socialista. Pero remarcó: “Sería un arma muy interesante para los políticos que se pueda difamar con falsificaciones y que, luego, no pasara nada”,

Márquez, que, en el momento de la denuncia del PSOE era edil de Urbanismo y Medio Ambiente, recordó: “¡Salimos hasta en LaSexta cuando no había nada!”. Porque —señaló— el informe era “una falsificación que se nota”. A la espera de que Fernández Palomino aclare “si había tenido más relaciones” con la empresa Ecotech Segura o “cuánto pagó” el PSOE, el regidor dudó de que el socialista desconociera que el informe era falso porque convocó a los medios junto a la fuente, pero, de no saberlo y convocar igualmente, dijo que “lo inhabilita como político y gobernante” porque podía haberse puesto en peligro a la ciudadanía. Por último, consideró que, aunque no fuera el autor material del “falso informe”, “se investiga a quien se benefició de él”.

réplica. La viceportavoz municipal del PSOE, Mercedes Gámez, calificó de “juicio de valor muy grave” las declaraciones del alcalde “prejuzgando” la actuación de Fernández Palomino. En un comunicado, advirtió de que el secretario local de los socialista ni siquiera ha declarado ante un juez y Márquez ya considera que el informe sobre el estado de las fuentes se usó “con un claro interés difamatorio”. “Un alcalde, un cargo institucional, no puede imputar un delito sin pudor. Primero, porque es un político que representa a todos los jiennenses sin excepción y, segundo, porque no es un juez y no puede pronunciarse como si se hubiese dictado ya una sentencia, además, en el tono y en la línea que a él y su partido, el PP, les gustaría que se dictase”.

Anunció que el PSOE pedirá a la radiotelevisión municipal una copia para estudiar estas declaraciones. Para Gámez: “[Márquez] no mide la dimensión de sus palabras. Parece estar tan ocupado en quitarse del medio a un portavoz incómodo por hacer su trabajo que emplea un lenguaje acusador fuera de todo lugar”.