Actualizado
miércoles, 14 noviembre 2018
20:37
h
URGENTE

El Gobierno promete dinero para construir la nueva Comisaría

Lillo quita hierro a las deficiencias denunciadas por los sindicatos
Ver comentarios

No es para tanto”. Con esa frase, el subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, restó importancia a las deficiencias denunciadas por los sindicatos policiales en el edificio de la Comisaría. Tanto el Sindicato Unificado de Policía (SUP) como la Confederación Española de Policía (CEP) alertaron de la “gravedad” de la situación, que había provocado vertidos de aguas fecales, malos olores e “insalubridad”. De hecho, ocho de los diez baños de las instalaciones están cerrados. “Está claro que es un edificio antiguo y obsoleto. Cuando se produce un problema de este tipo, lo arreglamos”, sostuvo Juan Lillo, cuando fue cuestionado por este asunto. Al respecto, los sindicatos denunciaron que el problema se prolonga desde hace más de dos semanas.

No obstante, el subdelegado es consciente de que la solución no pasa por “parchear” y que es necesario construir la tan demandada nueva Comisaría. Así que, el máximo representante del Gobierno prometió que, en los próximos Presupuestos Generales del Estado, habrá una partida de dinero destinada a esta infraestructura, de la que se lleva hablando casi dos décadas. “Habrá que hacer el proyecto y todos los trámites de cesión del terreno por parte del Ayuntamiento, pero puedo decir que estamos trabajando en ello”, anunció. En este punto, detalló que, hace unas semanas, estuvo en Jaén el secretario de Estado de Interior, Francisco Martínez, que visitó la Comisaría. “No es ningún conserje y estamos seguros de que se va a impulsar la construcción de la nueva sede de la Policía”, dijo Lillo, visiblemente molesto con las críticas vertidas por los sindicatos.

El subdelegado explica que los trabajos para el arreglo de las deficiencias del actual edificio ya han comenzado. Tanto la SUP como la CEP explicaron que el comisario jefe, Jesús Herranz, había puesto la situación en conocimiento de la Subdelegación hace casi quince días sin que llegara solución alguna.

Con respecto a las quejas por la falta de agentes y la forma de organizar el trabajo, Juan Lillo fue muy tajante: “Tengo que recordarles a los sindicatos que esta labor corresponde exclusivamente al comisario”, dijo.