Actualizado
miércoles, 21 noviembre 2018
13:45
h
URGENTE

El fuego arrasa más del triple que el pasado año

El incendio de Segura, con 681 hectáreas quemadas, dispara la superficie y aún se mantiene la época de riesgo
  • agosto. Un operario del Infoca rocía con espuma retardante una zona afectada por las llamas.
    agosto. Un operario del Infoca rocía con espuma retardante una zona afectada por las llamas.

Además de por el daño moral y la indignación entre los vecinos de la sierra, el incendio a los pies de El Yelmo, el pasado 3 de agosto, en Segura de la Sierra, es malo porque dispara las cifras negativas en la lucha contra el fuego en la provincia jiennense, un territorio especialmente sensible, por sus cuatro parques naturales y una de las mayores superficies arboladas de Europa, en el que, sin embargo, las llamas en el monte no suelen hacer demasiado daño. La zona afectada en el incendio segureño, después de una segunda medición, más fiable, es de 681 hectáreas, menos de las 830 previstas inicialmente, pero, solo en este caso, más del triple de las calcinadas en el pasado ejercicio, cuando, entre el 1 de junio y el 15 de octubre de 2016, época considerada de máximo riesgo, cuando hay que lamentar unas 217,05 hectáreas quemadas. Son datos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta. Si analizamos todo el año, según el registro del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en conjunto, el fuego afectó a 551,13 hectáreas, aproximadamente la mitad, de terreno arbolado.

La Administración andaluza, fiel a su método de trabajo, aguardará hasta que termine la temporada de máximo riesgo para dar los datos oficiales. Aunque, en un principio, este periodo debería de haber concluido el domingo, 15 de octubre, las altas temperaturas y las escasas precipitaciones hicieron que el Plan Infoca ampliara la temporada de alto riesgo hasta el próximo 31 de octubre, así lo anunció el consejero, José Fiscal, y también lo solicitaron organizaciones ecologistas.

Esta medida conlleva la continuidad de las restricciones sobre el uso del fuego reguladas en la orden publicada en BOJA el 29 de mayo de 2009 para la época de peligro alto de incendios forestales, que con carácter permanente establece las prohibiciones durante este periodo para todas las anualidades posteriores a su publicación. Además, todo el operativo del Plan Infoca estará centrado exclusivamente en las tareas de extinción de incendios forestales. Las restricciones citadas afectan a la quema de vegetación natural y a residuos agrícolas y forestales. Del mismo modo, también queda prohibido encender fuego para la preparación de alimentos, incluyendo las zonas de acampada o zonas recreativas que estén acondicionadas para ello. Igualmente, se restringe el tránsito de vehículos a motor por zonas forestales y de influencia forestal.

Hasta ayer, se había intervenido en 170 fuegos forestales en la provincia, según fuentes del Gobierno andaluz. Como medida de precaución, Medio Ambiente, estableció la prohibición del uso del fuego en espacios forestales y de influencia forestal, es decir, en una franja de 400 metros, hasta el 1 de noviembre. De los fuegos registrados, diez son de tipo agrícola y cuatro urbano. Por ello, la Dirección Provincial del Plan Infoca solicita a todos los jiennenses que, colaboren y se impliquen en la prevención de estos hechos.

Firmas para endurecer las condenas penales

Los incendios forestales ya son considerados delitos medioambientales y, como tal, están tipificados en el Código Penal. Cuando un pirómano se sienta en el banquillo, puede enfrentarse a condenas de entre uno y cinco años de prisión y, en el caso de que la vida de las personas corra peligro, la sentencia puede ser más severa y, si así lo estima su señoría, llegar hasta los 20 años de cárcel. Pero el abogado Ignacio Martínez López quiere que haya más severidad con aquellos que, de forma intencionada, queman el monte. Para ello, impulsa una campaña de recogida de firmas, en la conocida plataforma “change.org”, en la que se reclama que estos actos sean tipificados entre los supuestos incluidos en el artículo 573 del Código Penal. Las firmas ya rondan las seis mil y no es la única petición en este sentido que se dirige al Gobierno.