Actualizado
domingo, 19 mayo 2019
13:18
h
URGENTE

El enorme esfuerzo por salvar la vida de una bebé enferma

El 061 coordina el traslado hospitalario a Málaga de la niña de cinco meses aquejada de una grave enfermedad
|
10/04/2019
  • TRASLADO. Vehículos policiales que escoltaron la ambulancia medicalizada.
    TRASLADO. Vehículos policiales que escoltaron la ambulancia medicalizada.

Con poco más de cinco meses, la pequeña Ana está demostrando ser una campeona. La bebé, aquejada de una grave dolencia respiratoria, está luchando a brazo partido para aferrarse a la vida. Un duro camino en el que la niña no está sola. El último ejemplo se produjo en la noche del pasado lunes. Había que trasladar a la niña desde el Hospital materno Infantil de Jaén hasta el Hospital Regional de Málaga, donde se encuentra un equipo médico especializado en su enfermedad. Lo más rápido hubiera sido llevar a la pequeña en helicóptero. Sin embargo, las inclemencias meteorológicas de la jornada lo impidieron y hubo que viajar en ambulancia medicalizada. Para estos casos existe un protocolo diseñado por el Servicio de Emergencias 061. Participaron patrullas de la Policía Local y de la Guardia Civil para dar seguridad y escoltar a los vehículos sanitarios. El objetivo era que la comitiva pudiera salir de la capital “en el menor tiempo posible”. De hecho, llegaron a cortarse al tráfico varias calles para que las ambulancias pudieran transitar sin encontrarse ningún obstáculo. En apenas cinco minutos, llegaron desde el Hospital Materno Infantil hasta la autovía, desde donde comenzaron el viaje a Málaga. El traslado se completó sin incidencias, tal y como explican las fuentes consultadas. “Era muy importante hacerlo rápido, pero con las adecuadas medidas de seguridad. El tiempo era una cuestión vital”, añaden.

La bebé ingresó en el centro sanitario jiennense hace unas dos semanas. En principio, empezó con los síntomas propios de un resfriado. Después, su estado general se fue agravando hasta sufrir “un proceso de fracaso respiratorio grave”. Para tratarla se desplazó hasta Jaén un equipo de especialistas cardiovasculares e intensivistas del Hospital Regional de Málaga. Los médicos le colocaron de un catéter en yugular y carótida con conexión a un dispositivo de mantenimiento vital avanzado para su posterior traslado al centro de referencia. El esfuerzo fue titánico para ayudar a la bebé a aferrarse al mundo.