Actualizado
sábado, 23 septiembre 2017
11:01
h
URGENTE

El colegio Sagrado Corazón de Jesús sufre una sustracción

Agentes del Grupo de Delincuencia Urbana investigan la autoría del robo
|
16/07/2017
  • ARREGLO. Un trabajador del colegio Sagrado Corazón señala el lugar por donde entraron dlos cacos después de “doblar” las rejas, ya repuestas.
    ARREGLO. Un trabajador del colegio Sagrado Corazón señala el lugar por donde entraron dlos cacos después de “doblar” las rejas, ya repuestas.

No ha sido nada grave, tan solo unas monedas para las fotocopias, no se han llevado nada más”, declara María del Carmen García, directora del centro Sagrado Corazón de Jesús, que la madrugada del viernes sufrió un robo. Tal como cuenta, las residentes se despertaron a las siete de la mañana para las tareas matinales, como cada día, cuando vieron que las luces de la primera planta estaban encendidas. “No era algo normal, así que enseguida llamamos a la Policía, para que vinieran a echar un vistazo y ver qué pasaba”, recuerda García.

Entonces se encontraron con la sorpresa. Cajones y armarios abiertos, con los cierres de seguridad “reventados”, papeles por los suelos, carpetas y demás artículos que ocupan los escritorios. Los ladrones accedieron a los despachos, donde se ubica Dirección y Secretaría sobre las cinco de la mañana, suponen desde el colegio. “Encendieron las luces, revolvieron todo lo que encontraron a su paso y, después, se marcharon”, cuenta García que, “por fortuna, no hubo que lamentar ningún daño personal”. Según las investigaciones, los delincuentes —pues están convencidas que fueron al menos dos personas—, separaron las rejas que protegen las ventanas de la primera planta hacia el exterior con un “gato” y rompieron el cristal para acceder al interior del edificio. “Para ellos debió ser fácil pero ahora tenemos que arreglar todos estos desperfectos, llamar al herrero para poner otra ver la reja y colocar puertas nuevas en los armarios”. Aunque están seguras de que el seguro cubrirá los imperfectos, el “susto” no desaparece, o al menos las “molestias causadas”, pues afirman que miedo, en sí, no tienen. “Estas cosas le pasan a tanta gente que lo llevamos con tranquilidad”. “Es la primera vez que nos roban en estos cincuenta años, no nos esperábamos nada así, pero no ha sido grave”, resalta la directora del centro.

SOSPECHAS. Desde el colegio Sagrado Corazón aseguran que los causantes son unos “gamberrillos del barrio” que “en vez de rezar el rosario se dedican a estas cosas”. La directora recuerda que hace un par de meses entraron también en la parroquia. “Suponemos que son los mismos que han entrado en esta ocasión”. Nada más tener noticias de lo ocurrido, presentaron una denuncia en la Policía Nacional de Jaén y, tras la investigación científica, el caso ha quedado en manos de los agentes del Grupo de Delincuencia Urbana (GDU).