Actualizado
viernes, 16 noviembre 2018
21:54
h
URGENTE

El borrador de presupuesto municipal estará listo en febrero

Hacienda quiere incrementar las inversiones y reducir los gastos del Ayuntamiento
  • REFLEJO. La sede del Ayuntamiento, reflejada en un charco en la Plaza de Santa María.
    REFLEJO. La sede del Ayuntamiento, reflejada en un charco en la Plaza de Santa María.

La Concejalía de Hacienda, que dirige Manuel Bonilla, trabaja para que el borrador de presupuesto municipal esté listo a mediados de febrero y, de esta forma, eche a andar el proceso de aprobación de las cuentas de la Administración local, una de las más endeudadas de España. El proyecto en el que ya se trabaja incluye la supresión de dos organismos autónomos, la Escuela Taller y la Gerencia de Urbanismo. De hecho, Bonilla apunta que el objetivo, más a largo plazo, también es liquidar otras dos entidades de este tipo, como son los patronatos de Deportes y Cultura, pero, en principio, no se dará este paso este año. En cuanto al proceso necesario para liquidar los dos primeros, calcula que el final de este trabajo no llegará hasta septiembre. “No es tanto un ahorro, sino reforzar servicios y continuar con la reestructuración de la plantilla”, precisa el responsable municipal, mano derecha del alcalde Javier Márquez, que no duda en aplaudir su labor cada vez que tiene ocasión. El personal de la Escuela Taller pasará a formar parte de las áreas de Mantenimiento Urbano y el Instituto Municipal de Formación y Empleo, mientras que el de la Gerencia de Urbanismo reforzará otras unidades como el área económica, la Tesorería y la Intervención. La idea es incrementar el número de trabajadores que se destina a uno de los pilares del Ayuntamiento, como es la recaudación.

Después de pasar por el pleno de la Corporación, previsiblemente dentro de aproximadamente dos semanas, será preciso remitir el proyecto al Ministerio de Hacienda y Función Pública, donde hay dos jiennenses de “confianza”, el ministro Cristóbal Montoro y el secretario de Estado de Hacienda, el exalcalde, José Enrique Fernández de Moya, que ocupó el principal despacho del número 1 de la Plaza de Santa María hasta finales de noviembre de 2015. Con estos plazos de trabajo, las cuentas definitivas se podrían someter a votación en torno a junio o julio. Con la idea de agilizar el día a día municipal, aclara el concejal de Hacienda, antes de llegar a este punto pueden aprovecharse modificaciones presupuestarias. En cuanto al global, el objetivo es reducir los números del pasado ejercicio, cuando, en mayo, se aprobó un presupuesto consolidado de 184,3 en los ingresos y 181,3 en los gastos, reducido, conforme a las previsiones iniciales, después de pasar por el filtro de Madrid. Bonilla apuesta por una mayor contención e, incluso, tratar de cumplir la regla de gasto, al tiempo que se incrementan las inversiones. Habrá, como dice, una apuesta firma por el mantenimiento de calles y espacios públicos, con una mayor previsión en este apartado, lo que quiere conseguir el Gobierno local con un mayor diálogo con representantes vecinales que expresen sus demandas. Para lograr un ahorro, se pretende licitar obras por lotes de 300.000 euros. A estas conversaciones se sumarán las que se mantengan con sindicatos, partidos y colectivos para la elaboración del presupuesto global. Otra de las claves es que las cuentas tienen que incluir, en torno a 1,2 millones de euros, ante la posibilidad de que conceden al Ayuntamiento los fondos de la estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado de la UE.

El alcalde defiende el plan de peatonalización
idcon=13150382;order=10

El alcalde, Javier Márquez, participa en el Foro Jaén de Opinión y Debate, en el Condestable Iranzo, en una conferencia sobre la peatonalización. A este encuentro también acudió el arquitecto municipal, Juan Antonio Toribio. La reducción del tráfico en el centro de la ciudad es una de las prioridades del regidor y, prueba de ello, es que el 26 de noviembre, se consumó un programa de cambios en la circulación y restricciones de paso que tiene su mayor expresión en hechos como que Bernabé Soriano se haya quedado, en la mayor parte de su trazado, reservada para los peatones o que en barrios como San Ildefonso, solo puedan pasar los vehículos de residentes. La medida, que tiene sus partidarios, también levantó una gran polvareda entre sectores como los comerciantes que relacionan los cambios en el tráfico con una caída de ventas. Sin estar de acuerdo con estas críticas, el Gobierno local que dirige Márquez apuesta por continuar con este proceso que implica la ejecución de obras de embellecimiento, como las que se proyectan en el entorno de las plazas de Deán Mazas y El Pósito.