Actualizado
miércoles, 21 noviembre 2018
12:43
h
URGENTE

El Ayuntamiento tendrá que devolver 46,1 millones en 2022

El aplazamiento de pagos de préstamos disparará la cuota en el nuevo mandato
Ver comentarios
|
11/09/2018
  • ADMINISTRACIÓN LOCAL. El Ayuntamiento, en la Plaza de Santa María de la capital.
    ADMINISTRACIÓN LOCAL. El Ayuntamiento, en la Plaza de Santa María de la capital.

El Ayuntamiento se acogió, el 5 de abril de 2017, a una medida del Gobierno para “ganar liquidez”. Así lo anunció el Gobierno local ante una ampliación del periodo de tres años de carencia y de amortización de todos los préstamos formalizados con cargo a los planes de pago a proveedores y al Fondo de Ordenación. En ese momento, la Administración local jiennense totalizaba 334 millones de euros de monto pendiente de pagar. Esta cantidad, a partir de ese momento, hace algo más de un año, comenzó a tener un trienio de carencia, con otro tanto en el plazo de amortización. De esta forma, se ganaban 75 millones de liquidez. La medida salió adelante, en una sesión plenaria extraordinaria, con el rechazo del PSOE y JeC y el respaldo del PP y los tres ediles no adscritos. Como resultado de esta estrategia, este año hay que devolver 8,3 millones de euros, seis menos que en el anterior ejercicio; en 2019, la suma ya supera los 10 y, en el siguiente, 13,8. Ninguno de estos números parece fácil de digerir, pero mucho menos los 40,6 y los 46,1 millones que, en 2021 y 2022 quedan en “herencia” de los próximos gobernantes municipales, políticos que, si todo sale conforme a los previsto, agotarán un mandato que comenzará en las próximas municipales, anunciadas para 2019.

Esta proyección está elaborada por el propio personal municipal y es la que acompaña a la nueva petición del Gobierno municipal que quiere acogerse, de nuevo, al Fondo de Ordenación. En concreto, se solicitarán 12 millones de euros para tener liquidez y hacer frente al pago de sentencias judiciales. Esta forma de obrar es la habitual en uno de los ayuntamientos más endeudados de España, con un agujero que se estima en 570 millones de euros, con control constante de las administraciones central y autonómica, debido a su delicada situación, y para el que se piden soluciones más profundas, como la quita que reclaman los socialistas que el alcalde, Javier Márquez, negocie.

Precisamente, el tema de la deuda es motivo de un nuevo rifirrafe político al criticar el concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, que el principal partido de la oposición, el socialista, no haya respaldo en tres años ni una de las medidas de liquidez solicitadas por el equipo de Gobierno. El portavoz de esta fuerza, Manuel Fernández, sostiene que no respaldan a unos responsables municipales que, dice, “lleva siete años a la sopa boba” sin hacer frente a una deuda que cifran en 700 millones. La nueva petición al Fondo de Ordenación se debate, mañana, en pleno.