Actualizado
sábado, 15 diciembre 2018
21:03
h
URGENTE

El “apaño” para dar agua al Puente de la Sierra finiquita

El vecino que prestaba el servicio pide al Ayuntamiento que lo asuma
  • INDIGNADOS. Vecinos del Puente de la Sierra, con garrafas de agua, que tienen que llenar al no contar con suministro en la red.
    INDIGNADOS. Vecinos del Puente de la Sierra, con garrafas de agua, que tienen que llenar al no contar con suministro en la red.

El que tiene un pozo, se apaña, y el que no, pues tiene que volverse a Jaén para ducharse o fregar los platos, o no venir este año”. Es el resumen del presidente de la Asociación de Vecinos “Puensi”, Francisco Ramírez, que representa a los residentes y propietarios del Puente de la Sierra, uno de los principales núcleos de población de las afueras de la ciudad cuya existencia se entiende, precisamente, con el aumento de las temperaturas que trae el tórrido verano a la ciudad, al ser un auténtico refugio para soportar el calor jiennense. ¿Que ocurre en este “barrio atípico”, como lo define el representante vecinal, para no poder acudir? “No hay agua”, deja claro. La explicación la tiene otro residente, Rafael Alcántara, que se la hizo llegar al Ayuntamiento, por escrito. Todo comenzó hace ya 13 años, cuando, conforme a un convenio de colaboración suscrito entre este particular y la Administración local, este ciudadano se hacía cargo del suministro de agua a algunos usuarios de la zona. “Hay más de mil casas afectadas”, cuantifica el presidente de “Puensi”, francamente preocupado.

El “apaño”, aclara este “colaborador” de la Administración local tuvo sentido en su momento, tal y como apostilla, al entenderse como algo temporal hasta que el abastecimiento dependiera de la red general. Alcántara asegura que, en los casi tres lustros transcurridos, advirtió en varias ocasiones de la necesidad de que cambiara el modelo y que el Ayuntamiento se hiciera cargo de esta prestación básica. “Por la antigüedad de las instalaciones y costes del servicio, se hace totalmente inviable su asunción por el exponente”, razona en el escrito con el que justifica su decisión ante las autoridades locales que, como insiste, llega tras haber mantenido varias reuniones al respecto con miembros del Gobierno municipal y la propia empresa adjudicataria del servicio. De ahí que, al no tener respuesta alguna, optara por dejar de asumir esta responsabilidad lo que implica que, hoy hará ya 48 horas, no salga agua de los grifos en el Puente de la Sierra.

El máximo responsable de “Puensi” lamenta que lo ocurrido no sea un ejemplo más de la situación en la que se encuentra este diseminado de la capital que, como otros, está sin regularizar. “Lo que tiene que ocurrir es que las viviendas sean, de una vez por todas, legales, y que, por lo tanto, el Ayuntamiento nos preste los servicios como al resto de la ciudad. Nos da la sensación de que, aunque digan que sí, no hay interés alguno”, argumenta el líder vecinal. Conscientes de los problemas que plantea este desabastecimiento, la asociación está en conversaciones con el vecino que, conforme al convenio con el Ayuntamiento, se hacía cargo del servicio, y también con los responsables municipales. La idea es lograr que tomen cartas en el asunto los responsables de Participación Ciudadana, Mantenimiento Urbano y el propio alcalde, cuanto antes.

“Hasta la fecha he asumido el compromiso puntual”
idcon=13361640;order=9

“Hasta la fecha he procedido de forma puntual a asumir el compromiso en su día adquirido”, argumenta Rafael Alcántara en el escrito que, con fecha del 31 de mayo, firmó y dirigió al equipo de Gobierno de la capital. En su carta expone que siempre estuvo a la espera de que el Ayuntamiento se hiciera cargo de las acciones necesarias para garantizar una prestación básica. Al entender que ya no le es posible asumir con sus medios este servicio, este jiennense, al frente de un conocido restaurante de la zona, decide no asumir esta obligación y deja el asunto en manos del Ayuntamiento. Le pide a los responsables municipales que se hagan cargo del pozo, que está en una parcela que es de su propiedad, en el centro de este núcleo de población. El empresario deja claro que ya no puede asumir más reparaciones ni el mantenimiento de los equipos necesarios para este cometido.