Actualizado
miércoles, 20 febrero 2019
16:14
h
URGENTE

Disparó contra dos personas “sin intención de matar”

Ver comentarios
|
12/02/2019

El vecino de Andújar, M.A.C.R., de 32 años, acusado de disparar desde su casa y herir a dos personas en la calle en un enfrentamiento entre familias rivales ha sostenido durante el juicio celebrado en la Audiencia de Jaén que lo hizo movido por “el pánico”, aunque ha insistido en que “nunca” tuvo la intención de matar. Ha apuntado que la familia rival “buscaba la guerra y la sangre” y él se dejo llevar por “el temor” y el “miedo”.

M.A.C.R. se enfrenta a 15 años de prisión por dos intentos de homicidio, uno de ellos sobre un peatón que se vio alcanzado por uno de los disparos que le llevó a la UCI durante nueve días.

Los hechos, según recoge la calificación provisional del Ministerio Fiscal, a la que ha accedido Europa Press, se remontan al 2 de julio de 2017 cuando el procesado mantuvo una discusión en la piscina municipal de Andújar con un hombre al que “hizo ademán de pincharle” con un cuchillo.

Este episodio, por el que se siguen diligencias separadas y por el que el acusado fue detenido, generó “un clima de rivalidad y tensión entre las familias” que acabó con nuevos desencuentros y denuncias cruzadas entre los miembros de los distintos clanes, que no hizo sino “aumentar la conflictividad existente”.

En este contexto de enfrentamientos cruzados, cuando el acusado fue puesto en libertad el 4 de julio por el incidente de la piscina, regresó a su domicilio y cuando vio en las inmediaciones de su casa a un hombre de la familia rival, “se armó con una carabina” y disparó “con ánimo de causar la muerte o cuanto menos aceptando el resultado previsible de su muerte, y con pleno conocimiento de que otras personas transitaban” por la calle.

El acusado ha rechazado que su intención fuera la de causar la muerte porque “nunca” tuvo “la intención de tirar a nadie”, sólo de responder a los miembros de la otra familia que se habían presentado en su casa “cargados de armas blancas, armas de fuego y armas contundentes como barras de hierro”. Este extremo ha sido rechazado por el otro herido, que ha declarado que cuando recibió el impacto al doblar la esquina “no había nadie en la calle”, sólo el acusado con la escopeta en el balcón.

El acusado, según los informes de balística, realizó primeramente dos disparos desde la calle. Seguidamente, se subió al balcón y realizó otros tres disparos hasta alcanzar a su objetivo en un brazo antes de que éste se refugiara en otra vivienda. Uno de estos disparos alcanzó también a un peatón que pasaba por la zona.

M.A.C.R. optó por salir huyendo por los tejados y refugiarse en la terraza de un inmueble deshabitado donde más tarde fue detenido por efectivos policiales.

M.A.C.R. no tenía permiso de armas de ahí que el Ministerio Público le impute también un delito de tenencia ilícita de armas por el que le reclama nueve meses de prisión que se suman a la petición de otros 15 años de cárcel por los dos delitos de homicidio intentado. El procesado ha declarado que la escopeta junto con la munición se la encontró meses antes dando “un paseo por el campo”.

En concepto de responsabilidad civil, Fiscalía le pide indemnizar al peatón que resultó herido en 38.750 euros y al otro herido en 26.250 euros. El acusado se encuentra actualmente en prisión provisional a la espera de la celebración de este juicio.