Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
17:40
h
URGENTE
  • 2004. Vista de la desaparecida industria cárnica Hijos de Andrés Molina, en Jaén.
    2004. Vista de la desaparecida industria cárnica Hijos de Andrés Molina, en Jaén.

Atendiendo a las especiales circunstancias que concurren en Jaén vamos a respaldar e impulsar ante el Gobierno de España la iniciativa que presentó la Diputación de Jaén en el 2015 para el desarrollo de una Iniciativa Territorial Integrada (ITI) para la provincia”, así anunció la presidenta andaluza, Susana Díaz, que atiende la petición que, por carta, realizó el máximo responsable de la Diputación, el socialista Francisco Reyes. La mención al Ejecutivo central no es baladí, puesto que, si no accede La Moncloa, de nada sirve la implicación de San Telmo en la puesta en marcha e un programa extraordinario destinado a la reindustrialización, reservado para territorios del Viejo Continente que, como Jaén, están lejos de los criterios de convergencia con el resto del territorio comunitario. Para entenderlo con claridad, se puede ver el ejemplo de Cádiz, donde sí está en vigor una ITI. Para esta provincia hay consignada una inversión extraordinaria de 1.300 millones de euros, que provienen de la Unión Europea, aunque el Estado administra más de 900 y la comunidad autónoma el resto. A su vez, el interlocutor con Bruselas para que se ponga en marcha este instrumento es el Gobierno.

Quizás por ello, la presidenta regional ya planteó, en la misma línea que hizo la Diputación, que, de no poder ser beneficiaria de la ITI la provincia en su conjunto, los esfuerzos inversores se circunscriban al eje de la antigua Nacional IV, es decir, Linares, a la cabeza en paro e índice de pobreza de España, y su entorno. Se trata de la que era una de las zonas más industrializadas de Andalucía en las que la crisis golpea con más dureza, sobre todo, en la ciudad linarense, la segunda mayor de la provincia, donde el monocultivo del olivar no supone una fuente de ingresos extra para las familias. La representante de Díaz en Jaén, la delegada del Gobierno andaluz, Ana Cobo, apuntó otra posible complicación, como es el hecho de que la ITI jiennense supone replantear el reparto de fondos europeos que ya están asignados. No obstante, como ya hizo ayer la presidenta Susana Díaz, aseguró que la Junta tiene disponibilidad de afrontar este “esfuerzo”, en sus palabras, con “responsabilidad y valentía, conscientes de la importancia y el rédito social de esta iniciativa”. La Subdelegación del Gobierno central, por el momento, no se pronuncia sobre la demanda de la Diputación Provincial, como confirmó a este periódico.

La petición del presidente de la Diputación jiennense ya tiene respuesta por parte de la Junta, no así del Gobierno central, a pesar de que se les envío la misma carta que a Susana Díaz a la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría y al ministro de Hacienda y Función Pública, el jiennense Cristóbal Montoro. La plataforma ciudadana “Todos a una por Linares”, nacida del descontento ciudadano por la falta de apoyo de las administraciones públicas para sacar al municipio de su compleja situación, y que logró reunir 35.000 personas en una manifestación histórica, mostró su satisfacción por el compromiso alcanzado por la Junta. Eso sí, reclamó que estas promesas se plasmen en un acuerdo unánime, del que, dejan claro, tiene que tomar nota el presidente Mariano Rajoy. Comisiones Obreras, Podemos e Izquierda Unida se muestran a favor de la aplicación de la ITI, aunque apelan al consenso para planificar inversiones.