Actualizado
lunes, 17 septiembre 2018
21:31
h
URGENTE

Detenidos poco después de robar en un banco

La Guardia Civil localizó a los sospechosos 20 minutos después de llevarse unos 3.000 euros de una sucursal

La Guardia Civil detiene a dos de los cinco miembros de una banda que perpetraron un robo en la sucursal que el Banco Popular tiene en La Carolina. Se llevaron unos 3.000 euros al descuido, un botín que fue recuperado en poder de los arrestados. Los agentes mantienen un dispositivo de búsqueda para tratar de localizar a los otros tres implicados, que lograron huir de la oficina.

Los hechos ocurrieron alrededor de las doce y media de la mañana. Cinco personas —tres varones y dos mujeres— entraron en la sucursal al mismo tiempo y pusieron en marcha una maniobra de distracción, con la intención de despistar a trabajadores y clientes. Con este ardid, consiguieron apoderarse de unos 3.000 euros. Sin embargo, una de las empleadas se percató de lo que estaba ocurriendo y tocó la alarma, mientras intentaba impedir que huyeran. Los ladrones lograron escapar. Dos de ellos cogieron un Renault Clío que tenía aparcado muy cerca y salieron a toda velocidad hacia la A-4, en dirección hacia Madrid. No obstante, varios testigos pudieron aportar datos del vehículo en el que huyeron. La Guardia Civil desplegó un amplio despliegue, que resultó fundamental. Apenas 20 minutos después de los hechos, dos de los presuntos autores fueron localizados en el aparcamiento de un restaurante ubicado en Venta de Cárdenas, ya en Ciudad Real. Los detuvieron las patrullas del Subsector de Tráfico, que llegaron a esgrimir sus armas reglamentarias. Los arrestados son un joven de 18 años, de nacionalidad costarricense, y una adolescente cubana, de tan solo 16 años. No opusieron resistencia. De hecho, el hombre llegó a decirles a los agentes que hicieran su trabajo. Ambos llevaban encima 2.750 euros.

Al cierre de esta edición, la Guardia Civil mantenía abierta la “operación jaula” para tratar de localizar a los otros tres implicados en el robo a la sucursal bancaria de La Carolina. Se piensa que forman parte de una banda especializada en los golpes al descuido.