Actualizado
viernes, 19 abril 2019
05:45
h
URGENTE

Detenida una menor por acosar a una compañera de instituto

Presuntamente, sometió a la denunciante a continuos insultos y vejaciones
Ver comentarios
|
16/04/2019
  • DENUNCIA. El supuesto acoso se produjo en un centro educativo de un municipio de la provincia.
    DENUNCIA. El supuesto acoso se produjo en un centro educativo de un municipio de la provincia.

La Policía Nacional ha detenido a una adolescente de 16 años por, presuntamente, acosar a su compañera de clase, también de la misma edad, en un instituto de la provincia. Según consta en la denuncia, presentada en la Comisaría, insultó, amenazó y sometió a vejaciones y humillaciones a la víctima. En principio, la joven está acusada de un delito contra la intimidad moral, por el que se le leyeron los derechos. En su declaración ante la Fiscalía de Menores de Jaén, la arrestada negó los hechos y defendió su inocencia, tal y como explican fuentes judiciales cercanas al caso.

La detención se produjo hace unos días, a raíz de la denuncia presentada ante la Policía por los progenitores de la supuesta víctima. Los padres explicaron que su hija y la supuesta acosadora habían sido muy buenas amigas hasta hace tan solo unos meses. Sin embargo, a principios de este año, discutieron y dejaron de hablarse. De hecho, tuvieron una pelea por la que ambas fueron expulsadas del centro educativo. Fue a mediados de febrero. La chica que ahora ha denunciado tuvo que recibir asistencia médica en un centro hospitalario, pero decidió no acudir a la Policía entonces. Dice que lo hizo por “temor a represalias” y por “no buscarse más problemas” con la presunta agresora.

Sin embargo, desde ese episodio, la situación de acoso se ha ido incrementando en el interior del centro educativo, según siempre consta en la denuncia. Relata “insultos, menosprecios, vejaciones y humillaciones constantes en horario de clase” y también cuando salen del instituto. Así, explica que cuando se cruzan en los pasillos del centro, la detenida grita expresiones del tipo: “Aquí hay mucha puta”, “aquí huele a cerda” o “hay muchas locas a las que habría que encerrar”. La denunciante también contó a los agentes que, raíz de la pelea, la detenida llegó a amenazarla de muerte si la expulsaban del centro. En otras ocasiones, presuntamente, “la reta con la mirada” o pide a compañeros de clase que no se sienten “cerca de la mierda”, en referencia al pupitre que ubica la víctima en clase.

Según los padres de la adolescente, su hija tiene miedo de ir al colegio, está muy afectada, sufre problemas de ansiedad y de sueño e, incluso, está recibiendo tratamiento psicológico por lo ocurrido. Añaden que la ahora detenida se aprovechó de la amistad que tenía con la denunciante para aprovechar sus conocimientos sobre ella “y hacerle el mayor daño posible”.

A raíz de esa denuncia inicial, presentada a finales de marzo, la Policía Nacional investigó el entorno de las dos protagonistas de esta historia, interrogó a otros alumnos y a los responsables del centro educativo. El director, al que se le tomó declaración como testigo, confirmó que se había activado el protocolo antiacoso en el ámbito escolar y que llegó a entrevistarse con la supuesta autora de los hechos para “ordenarle” que depusiera su comportamiento. Finalmente, los agentes vieron indicios suficientes como para practicar la detención de la estudiante como presunta autora de un delito contra la integridad moral. La joven fue puesta a disposición de la Fiscalía de Menores. Ante la fiscal negó los hechos y alegó que la otra chica también la insulta, la agrede y la amenaza, pero que ella no la había denunciado. Al menos, por el momento.