Actualizado
domingo, 11 noviembre 2018
14:27
h
URGENTE

Cuatro trabajadores pierden la vida en accidente hasta mayo

Descienden los accidentes con baja laboral, pero se incrementan los mortales
  • ANÁLISIS. María Paz del Moral preside la Comisión Provincial de Riesgos Laborales.
    ANÁLISIS. María Paz del Moral preside la Comisión Provincial de Riesgos Laborales.

Los accidentes con baja laboral disminuyeron un 5,89 por ciento en la provincia este año (de enero hasta mayo) con respecto al mismo periodo del pasado ejercicio, que se traduce en 196 accidentes menos (de 3.331 en 2017 a 3.135 en 2018). Pese al descenso en graves y leves, los accidentes mortales subieron en este periodo. Es el balance de la Comisión Provincial de Riesgos Laborales, que se celebró ayer presidida por la delegada de Empleo, María Paz del Moral. “Así, pese a la bajada siguen sin ser buenas cifras, puesto que un solo accidente siempre será demasiado”, explicó la responsable del área, al tiempo que hizo hincapié en que en un tema tan serio, “todas las partes implicadas tienen que redoblar esfuerzos sin bajar nunca la guardia en prevención”.

De hecho, los accidentes mortales en jornada de trabajo subieron en uno (de tres en 2017 a cuatro en 2018), la misma proporción que los “in itinere” (los producidos durante el desplazamiento desde el domicilio al lugar de trabajo y viceversa): en los primeros cinco meses de 2017 no se produjo ninguno y en el mismo periodo de este año se ha registrado uno. La delegada insistió en la importancia de “seguir sumando fuerzas” en esta comisión, conformada por todas las partes implicadas en prevención: empresas, sindicatos y administraciones, y cuyo objeto es precisamente coordinar esfuerzos en materia de prevención para mejorar las condiciones laborales en toda la provincia, en cada empresa y en cada puesto de trabajo.

En cuanto a los accidentes in itinere hay una leve bajada, del 1,05 por ciento (de 285 a 282). Respecto a los accidentes en jornada de trabajo (los que más atañen a la comisión, puesto que es en los centros de trabajo donde se pueden y deben adoptar medidas preventivas), se han reducido un 6,34 por ciento. Además de la subida de los mortales, bajan los graves un 24,24 por ciento (de 66 a 50) y también disminuyen los leves, un 5,98 por ciento (de 2.977 se ha pasado a 2.799). Por sectores, los accidentes acaecidos en jornada de trabajo se redujeron en agricultura y servicios y han subido en industria y construcción. Concretamente, en agricultura bajaron un 25,65 por ciento (de 1.111 en 2017 se ha pasado a 826 en 2018, que son 285 menos).

En servicios descendieron los accidentes un 3,36 por ciento (de 1.278 en 2017 se ha pasado a 1.235 en 2018, 43 menos). En industria, la subida es del 21,98 por ciento (de 455 en 2017 hemos pasado a 555 en 2018, es decir, 100 más). En construcción, la subida es del 17,33 por ciento (de 202 en 2017 se ha pasado a 237 en 2018, 35 más). Durante estos primeros cinco meses, y coincidiendo con la campaña de recogida de aceituna, enero fue el mes con más accidentalidad. A partir de febrero, se inició un fuerte y continuo descenso.

El índice de incidencia (relación entre el número de accidentes y la población afiliada a la Seguridad Social) bajó en graves y leves. EstE parámetro es en la provincia mayor al de la comunidad autónoma de Andalucía, si bien el descenso ha sido mayor (casi ocho puntos en Jaén, dos en la región).