Actualizado
lunes, 18 diciembre 2017
13:33
h
URGENTE

Fedintra, la Federación Independiente de Transportistas de Andalucía, ha expresado este miércoles su condena “enérgica” y “total rechazo” a los “actos vandálicos” que, según apunta, “se han producido en las dos últimas noches en las instalaciones y vehículos de ‘La Sepulvedana’”, con motivo de la huelga convocada por sus trabajadores para las jornadas de 4 y 5 de diciembre, y ha llamado a la “negociación pacífica para llegar a un acuerdo” entre las partes.

Cabe recordar que la empresa La Sepulvedana apuntó este martes que el primer día de paro llevado a cabo por los sindicatos en Jaén se había saldado con actos vandálicos para “impedir” el normal funcionamiento de los servicios mínimos acordados, mientras que la representación sindical de la plantilla lo negó.

Desde Fedintra, además de condenar dichos “actos vandálicos”, han anunciado que “se denunciará ante cualquier administración competente el incumplimiento de los servicios mínimos de esta huelga, que ha dejado sin ningún tipo de enlace a los usuarios de la línea VJA 401, que une Jaén con Córdoba, pasando por municipios tan importantes como Martos, Porcuna, Torredelcampo o Torredonjimeno”.

Han agregado que “en ningún momento ha habido comunicación de los servicios mínimos por parte de los representantes sindicales; aunque éstos no se hubieran podido llevar a cabo por la imposibilidad de acceder a las instalaciones y el estado en que quedaron algunos vehículos destinados a esta línea”, según advierten.

Para el presidente de Fedintra, Antonio Vázquez, “cualquier trabajador o plantilla está en su derecho de realizar huelga, pero siempre de forma pacífica, perjudicando lo mínimo a los usuarios”. “Lo que no es permisible es que se produzcan daños en los vehículos, ya que se está atentando contra el patrimonio de la empresa, que da trabajo a cientos de trabajadores y familias”, ha apostillado.

Según explica Fedintra, han sido “varios los vehículos que han amanecido con daños provocados específicamente para impedir su funcionamiento”. Además, “se han sufrido destrozos en las instalaciones, en las que se han reventado cerraduras y se han colocado bridas de acero para impedir la salida de autobuses y furgonetas”, según han agregado.

Asimismo, “los piquetes colocados en la estación de autobuses han paralizado la salida de los vehículos que han podido llegar hasta allí, lo que ha obligado a la empresa a recurrir a la Policía Nacional para establecer el orden”, según Fedintra, desde donde se insta a la “negociación pacífica para llegar a un acuerdo”.

“Los responsables de la empresa tienen sus puertas abiertas para cuando se retome el diálogo y buscar las mejores soluciones para todas las partes implicadas”, ha indicado Fedintra, cuyo presidente, Vázquez Olmedo, ha incidido en que “es necesario” que los trabajadores busquen “el diálogo y la negociación colectiva para recuperar la paz social en beneficio de todas las partes implicadas y del servicio público a los usuarios”.