Actualizado
sábado, 24 junio 2017
22:15
h
URGENTE

Condenado por amenazar a su ex en el estado del “whatsapp”

Puso “quien a hierro mata, a hierro muere” y la fecha en la que podía acercarse a ella
Ver comentarios
|
19/05/2017
  • RECREACIÓN. Frase en el perfil de “whatsapp” por la que ha sido condenado un linarense.
    RECREACIÓN. Frase en el perfil de “whatsapp” por la que ha sido condenado un linarense.

Un vecino de Linares tiene el dudoso honor de ser uno de los primeros españoles que ha sido condenado a penas de prisión por amenazas en el estado de su “whatsaap”, el popular servicio de mensajería instantánea. En concreto, el Juzgado de lo Penal número 4 de Jaén ha impuesto 9 meses de cárcel a Pedro L. O. por escribir una frase que era visible para todos sus contactos y que tenía la intención de amedrentar a su exesposa. En la sentencia, se tiene en cuenta la agravante de reincidencia, ya que este hombre ya fue condenado por un delito leve de amenazas.

Los hechos ocurrieron a lo largo del año 2014. El hombre tenía una orden judicial por la que se le impedía acercarse a su exmujer a menos de cien metros. Tampoco podía comunicarse con ella. Según se relata en la sentencia, esa prohibición concluía el 21 de diciembre de 2014. Pedro L. O. escribió en la casilla reservada para el estado del “whatsapp” la siguiente frase: “Ya mismo está aquí el 21 de diciembre, y quien a hierro mata, a hierro muere”. Según el magistrado Emilio García-Rueda Quesada, esa expresión estaba dirigida a su exesposa y tenía “el propósito de atemorizarla”. En los fundamentos de derecho, el juez explica que la víctima podía ver el perfil de su antigua pareja, ya que lo tenía agregado para todo lo relativo a los hijos que tienen en común. “Ha generado en la mujer el objetivo perseguido con la plasmación del contenido amenazante en el perfil de ‘whatsapp’, es decir, temor ante el anuncio de causarle un mal injusto, privándole de su paz y tranquilidad”, razona su señoría.

En el juicio, Pedro L. O. negó haber escrito esa frase y aseguró ante el juez que pensaba que alguien lo había manipulado, si bien admitió que solo él tiene acceso a su teléfono móvil. No obstante, el juez considera que hay prueba suficiente como para condenarlo. El magistrado se ha basado el testimonio veraz, persistente y creíble de la víctima. Además, también recuerda la declaración de una testigo. Se trata de una conocida de la mujer que fue quien la avisó de que Pedro L. O. tenía esa frase en su “whatsapp” y le envió “los pantallazos”.

La sentencia todavía no es firme y puede recurrirse ante la Audiencia Provincial de Jaén. Se trata de una de las pocas resoluciones existentes en España sobre esta materia relativamente nueva. De hecho, apenas hay jurisprudencia al respecto, tal y como señala la abogada que ha ejercido la acusación particular en este caso, Carmen Godino Soto. “Más allá del caso concreto, esta sentencia supone para mí una gran satisfacción porque es un precedente para los que luchamos contra está nueva forma de violencia digital y cibernética. El juez ha demostrado una gran valentía”, concluye la letrada.