Actualizado
lunes, 20 mayo 2019
04:00
h
URGENTE

Condenado a tres años de cárcel por un incendio

Ver comentarios
|
24/04/2019
  • Image

La Sección Segunda de la Audiencia de Jaén condenó a tres años de cárcel y al pago de una multa de 3.240 euros a A.M.A., de 30 años, por un delito de incendio forestal de especial gravedad. En concreto, se le condena por originar un incendio en La Carolina donde ardieron 163.400 metros cuadrados de superficie de vegetación forestal, de los que 125.000 metros pertenecen al Espacio Protegido de la Red Natura como Zona de Especial Conservación (ZEC) de las cuencas del Rumblar, Guadalén y Guadalmena.

La sentencia establece en los hechos probados que el acusado, en julio de 2016, procedió a “prender fuego con un mechero a la abundante vegetación forestal compuesta de pasto seco con un alto grado de combustibilidad que se encontraba en el margen de la carretera por la que transitaba”. A pesar de que A.M.A. señaló en el juicio celebrado el 1 de abril que solo se bajo del coche para hacer su necesidades y que cuando lo hizo el fuego ya estaba, el tribunal rechazó este argumento y consideró probado que él fue el autor, tal y como declaró en la vista un testigo protegido que fue el que denunció los hechos tras presenciar cómo un individuo prendía sin tan siguiera apearse por completo del turismo con el que circulaba.

El fuego también afectó a 4.300 metros cuadrados de superficie agrícola, y, en concreto, a 45 olivos que resultaron quemados, así como a 600 metros de alambrada y 2.000 metros cuadrados de pasto.

Los hechos juzgados y sentenciados se remontan al 6 de julio de 2016, época de peligro alto de incendio. Ese día el acusado viajaba sobre las 15:00 horas en un vehículo por la carretera JA-6100 (El Centenillo-La Carolina), concretamente por el paraje Cerro de la Cruz, en terrenos forestales con vegetación forestal de pastizal, quercineas y matorral.

Fue una persona la que denunció los hechos ante la Guardia Civil tras ver cómo un individuo, a la que no pudo identificar, abrió la puerta trasera derecha del coche y sin bajarse del todo prendía fuego al pasto.