Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
09:37
h
URGENTE
  • EL 12 DE MARZO. Pedro Ángel R. A., sentado en el banquillo, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial.
    EL 12 DE MARZO. Pedro Ángel R. A., sentado en el banquillo, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial.

La Audiencia de Jaén ha impuesto una condena de cuatro años de cárcel a un vecino de Torredelcampo acusado de propinar una brutal paliza a un hombre con el que se encontraba en el parque del pueblo. La víctima sufrió una doble fractura de mandíbula y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente. De hecho, tiene que ser operado de nuevo en los próximos meses como consecuencia de las graves heridas que sufrió. Además, el tribunal también ha condenado a Pedro Ángel R. A. por un delito de coacciones, ya que obligó al hombre a llevarlo hasta su casa en coche a pesar de que estaba malherido como consecuencia de la agresión. La sentencia no es firme y puede recurrirse ante el Supremo. La Fiscalía había solicitado ocho años de cárcel.

Los hechos ocurrieron en la noche del 1 de septiembre de 2016. La resolución judicial relata que entre Pedro Ángel R. A. y el denunciante se suscitó una discusión. Nada se dice de los motivos por los que se enzarzaron en una reyerta verbal. Lo que sí se considera probado es que el procesado golpeó “de forma muy violenta” a la víctima. Le hizo perder el conocimiento de forma inmediata. El acusado esperó a que la víctima se despertara. Después, lo obligó a meterse en su coche y que lo llevara hasta su casa con amenazas y más golpes.

El hombre acudió al centro de salud dos días después. Allí, le diagnosticaron una doble fractura de mandíbula y pérdida parcial de una pieza dentaria. Fue enviado rápidamente al Hospital, donde fue operado de urgencia. Cuando recibió el alta, ya el 15 de septiembre, acudió al cuartel de la Guardia Civil para presentar una denuncia.

Un mes y medio después de la agresión, Pedro Ángel R. A. volvió a cruzarse con la víctima en plena calle. Se acercó y, literalmente, le dijo: “Me está buscando la Guardia Civil y, si es por tu culpa, te voy a dar una paliza que no vas poder comer ni con pajita”. El hombre se atemorizó y volvió a poner los hechos en conocimiento del Instituto Armado. En esta ocasión, el agresor fue detenido y enviado a prisión preventiva, donde estuvo unos 20 días. En el juicio, celebrado el pasado 13 de marzo, Pedro Ángel R. A. negó todo y dijo que el denunciante había sufrido una caída como consecuencia de la ingesta de bebidas alcohólicas. Sin embargo, el tribunal da total credibilidad al testimonio del perjudicado y, además, sostiene que las lesiones que presenta en la mandíbula son “incompatibles” con un accidente.

Compensación de 25.000 euros

La sentencia establece que el agresor, que ya cuenta con antecedentes penales, debe indemnizar a la víctima con 25.000 euros. Se trata de la cantidad que había solicitado el Ministerio Público por los daños, perjuicios y secuelas ocasionados por la paliza. El tribunal considera esa compensación como “adecuada y correcta”.