Actualizado
martes, 13 noviembre 2018
21:49
h
URGENTE

Concurso para el más “iluminado”

Unos empresarios darán un premio al escolar que invente un nombre para su tienda
  • ECOLOGÍA. María Dolores Olivares y Juan Carlos Cañada posan en la tienda de iluminación, en Peñamefécit.
    ECOLOGÍA. María Dolores Olivares y Juan Carlos Cañada posan en la tienda de iluminación, en Peñamefécit.

Con un interrogante y sin nombre ni logo una tienda de iluminación abrió recientemente en el barrio de Peñamefécit. Bajo la filosofía de la eficiencia, el ahorro energético y el cuidado del medio ambiente, su propietario Juan Carlos Cañada, deja el lienzo en blanco de su cartel para que sean los escolares de la ciudad los que propongan un nombre. “Para ello nos dirigimos a los centros educativos con el fin de que los alumnos participaran en un concurso y nos dieran sus ideas para nombrar el establecimiento”, explica Cañada, quien apunta que el premio consistirá en la sustitución de toda la iluminación de su casa por el sistema led que es más respetuoso con el medio ambiente. De esta forma, los jóvenes tendrán que ser creativos, originales y ofrecer propuestas ligadas con la filosofía ecológica que persigue el comercio.

La respuesta de los colegios e institutos fue inmediata, de manera que, según el empresario, muchos contactaron con sus posibles nombres justo antes de que finalizara el curso. No obstante, Juan Carlos Cañada informa de que el concurso estará abierto hasta el próximo 30 de julio. “De esta manera, permitimos que los aspirantes puedan centrarse en sus nombres durante las vacaciones”, explica el emprendedor, quien matiza que los premios no se entregarán hasta el 15 de septiembre. “Así, no hay problema de que unos están fuera de viaje y no se ven perjudicados”, aclara. Pero no solo habrá galardón para el joven que “seduzca” a los propietarios, ya que el resto de participantes contarán con un descuento del 5% adicional en las compras que hagan en la tienda.

Con una experiencia en la instalación de aires acondicionados y como instalador eléctrico, Juan Carlos Cañada decidió emprender y montar su propio negocio, junto con su esposa. “La idea del concurso surgió mientras montábamos la tienda. Además, se la contamos al Imefe y les pareció muy bien”, asegura. De hecho, Juan Carlos Cañada manifiesta que su pretensión es que los menores conozcan las posibilidades que pueden encontrar en el mercado para contribuir en el ahorro y el reciclaje de energías cuando entren a su tienda. “Pretendemos implicarlos en esos valores”, apunta el empresario.