Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
09:37
h
URGENTE

Concentración por la última muerte en el tajo

Los sindicatos dudan acerca de la formación recibida por el trabajador fallecido tras ser aplastado por una máquina
Ver comentarios
|
31/07/2018
  • PROTESTA. Delegados sindicales portan una pancarta ante la Subdelegación del Gobierno.
    PROTESTA. Delegados sindicales portan una pancarta ante la Subdelegación del Gobierno.

Una veintena de delegados sindicales se concentró a las puertas de la Subdelegación del Gobierno para hacer una llamada de atención sobre el repunte de la siniestralidad laboral. En lo que va de año, según las cifras aportadas por Comisiones Obreras y UGT, siete trabajadores se han dejado la vida en el tajo. El último fue un joven de 25 años, vecino de Molina de Aragón (Guadalajara) que falleció el domingo en una finca de Andújar, mientras realizaba labores agrícolas. Fue aplastado por el tractor que conducía mientras desbrozaba el terreno. Los sindicatos esperan a los resultados de la investigación, que está en manos de la Guardia Civil. No obstante, ya se cuestionan determinados aspectos, como la formación que había recibido la víctima: “Por la edad que tenía y por las labores que desarrollaba, sospechamos que el accidente pudo deberse a un problema de formación”, apuntó Miguel Salazar, secretario provincial de Relaciones Laborales de Comisiones Obreras. En este sentido, también se pregunta si contaba con la protección necesaria.

Al parecer, el fallecido estaba contratado en el régimen general por cuenta ajena. No obstante, los sindicatos quieren comprobar qué tipo de relación laboral existía con el empresario. Y es que a Miguel Ángel Salazar le extraña mucho que el joven estuviera trabajando en domingo: “No sabes si trabajó ese día festivo al margen de su contrato”, sostiene.

Comisiones Obreras asegura que se personará como acusación popular en el proceso judicial que se abra. Ya lo hizo la pasada semana en el accidente que costó la vida a otro joven, vecino de Bailén, que falleció mientras trabajaba en las obras de mejora del Ayuntamiento de Linares. Le cayó encima la “bañera” de una grúa. Murió prácticamente en el acto. Hace unos días, un hombre también resultó herido grave tras caer desde un poste de telefonía en Iznatoraf.