Actualizado
viernes, 22 septiembre 2017
17:55
h
URGENTE

Cáritas abrirá su tienda de ropa usada en Federico Mendizábal

El establecimiento, de alquiler, atenderá al público a partir del 1 de septiembre
  • EN EL CENTRO. Vista de la calle Federico Mendizábal, en pleno eje comercial de la ciudad.
    EN EL CENTRO. Vista de la calle Federico Mendizábal, en pleno eje comercial de la ciudad.

Si todo sale según lo previsto, Cáritas abrirá en septiembre su ropa de tienda usada, negocio surgido en su último proyecto de inserción social. El director de la organización, Rafael López-Sidro, explica que ya tienen un local disponible, un establecimiento que se alquilará, en la céntrica calle Federico Mendizábal, también conocida como Mesones, muy cerca de la Plaza de los Jardinillos. La ubicación de “Moda-re”, que ese es el nombre del negocio, es por lo tanto muy céntrica, tal y como ya se avanzó, con la idea de lograr que la implantación de esta iniciativa en la ciudad sea lo más rápida posible. Detrás del mostrador habrá dos mujeres, en nómina de la empresa de economía social Recuperaciones Redoble, a través de la que se articula este proyecto. Las empleadas reciben ya formación, una en Barcelona y otra en Albacete, tal y como precisan desde Cáritas Diocesana en Jaén.

Con las dos incorporaciones en la tienda de la capital, dentro del marco de esta estrategia de integración de la entidad ya son dieciséis los contratos firmados a personas que, en la mayoría de los casos, están al límite o, directamente, en exclusión social, ya rondan la veintena, tal y como contemplaba la entidad que dirige Rafael López-Sidro. Recuperaciones Redoble, que es la “marca” creada por Cáritas para el aprovechamiento de camisetas, pantalones o jerséis que cogen polvo en los armarios, ha recogido ya, desde el mes de febrero, unos cuatrocientos mil kilos de ropa a la que se ha dado un nuevo uso solidario. El espejo en el que se mira Cáritas es el de Koopera, una enorme cooperativa que funciona, desde hace un cuarto de siglo, y que, en unas de sus vertientes de actividad, genera puestos de trabajo en una treintena de tiendas que funcionan en ciudades como Oviedo y Almería, al estar distribuidas, sobre todo, por el norte y el levante español. Los planes de Cáritas, además de haber tenido buena acogida en la población —lo que se demuestra con la cantidad de ropa que se recoge a diario— cuenta con importantes aliados estratégicos. Y es que el grupo Inditex, el gigante de las tiendas de Zara o Pull&Bear, también pone de su parte para esta ambiciosa acción. Para poner la ropa usada a la venta se contempla una ampliación de las instalaciones de la planta de recogida de prendas que Cáritas tiene en Linares, en unas instalaciones cedidas por el Ayuntamiento de la ciudad. Mediante un sistema ideado para estos fines, las prendas son higienizadas y planchadas, en un proceso que tiene las mismas garantías de seguridad que las de un quirófano, como apostilla López-Sidro. Las acciones en Jaén caminan en paralelo a las del resto de España, gracias a la fundación creada por la organización, que planifica la estrategia nacional de desarrollo de la iniciativa. López-Sidro es uno de los siete “cerebros” que dirige este proyecto en el país. Cáritas, durante 2016, atendió, directamente, a 17.000 personas en Jaén, una provincia que tiene una población de 648.250 habitantes.