Actualizado
lunes, 20 mayo 2019
04:00
h
URGENTE

“Caridad y Consolación” vive un belén emocionante

Residentes del centro de mayores representan pasajes del Nacimiento y la Epifanía de Jesús ante sus familiares
Ver comentarios

Residentes del centro de mayores Caridad y Consolación, ubicada en el Bulevar jiennense, cambiaron la tranquilidad de las salas de las instalaciones que gestiona la Cofradía Sacramental de la Santa Cena por los nervios del escenario y dieron vida a un belén que resultó todo un acontecimiento para los usuarios del centro y sus familiares, que acudieron al salón de actos de la residencia para aplaudir la interpretación de los suyos.

Por su parte, las terapeutas de Caridad y Consolación, Paloma López-Parra y Laura López Ruiz, se despojaron también de sus batas blancas de diario y se enfundaron los trajes para participar en la entrañable sesión.

Acostumbrados como están los residentes a asistir y protagonizar representaciones durante el resto del año, era la primera vez, sin embargo, que apostaban por un belén viviente para dar rienda suelta a sus aptitudes intrerpretativas, y no defraudaron: “Queríamos hacer algo más clásico, y se nos ocurrió esta idea”, aclara López-Parra, y añade: “El salón se puso a tope de hijos y nietos, y se volvieron locos”.

Tan positiva fue la experiencia, que ya piensan en volver a preparla para las próximas navidades: “Han quedado con ganas de repetir, el tema religioso gusta mucho a los mayores”, apostilla la terapeuta. Y es que el pase escénico, que —en sus palabras— implicó un gran trabajo de coordinación y memorización por parte de terapeutas y residentes desde el pasado mes de octubre, lo tuvo todo para convertirse en el “éxito teatral del año” en la residencia: “Algunos, al decir su frase, se emocionaban tanto que lloraban al ver a sus nietos entre el público”.

Sentimientos a flor de piel, el espíritu de la Navidad, la promesa cumplida de cantar un villancico... Al final, dice López-Parra, “actores y actrices” recibieron la más hermosa de las recompensas a su esfuerzo: “Les dieron una gran ovación puestos en pie, y ellos lo disfrutaron un montón”.