Actualizado
sábado, 19 enero 2019
21:50
h
URGENTE

Ataque homófobo a un huelmense

Repulsa en el municipio por la agresión, en Barcelona, contra Diego Martos
  • Diego Martos, tras la agresión.
    Diego Martos, tras la agresión.

Hechos execrables. El Ayuntamiento de Huelma expresa, a través de las redes sociales, su condena hacia la agresión homófoba sufrida por un paisano del municipio, Diego Martos Lirio, en la ciudad de Barcelona. La Administración expresa su “más firme rechazo a acciones como esta” y el apoyo a la víctima de su pueblo. Las redes sociales se llenaron de comentarios de solidaridad y de repulsa escritos por habitantes de Sierra Mágina y otros puntos de la provincia de Jaén, así como del resto de Andalucía y España.

El ataque ocurrió en torno a las seis de la mañana de ayer en el metro. Después, los Mossos d’Esquadra detuvieron a dos personas por un delito de lesiones por una agresión homófoba al joven. Los agentes informaron a Europa Press de que el agredido tuvo que ser atendido por el sistema de emergencias médicas en la Plaza de Urquinaona. El varón atacado explicó a través de Instagram que fue abordado cuando iba a trabajar y que los autores de los hechos, un grupo de al menos cuatro personas, lo llamaron “maricón” y le han propinado patadas cuando se bajaba del medio de transporte. Además, Martos —quien requirió puntos de sutura en la cara— agradeció los mensajes de apoyo que ha recibido a través de las diferentes redes sociales.

De acuerdo con lo manifestado por el huelmense, se desplazaba en un vagón cuando varios jóvenes comenzaron a increparlo. Uno de los implicados, al preguntarle Diego Martos por su conducta, lo instó a hablarle de “hombre a hombre” y después lo llamó “maricón”. Al apearse, junto a las escaleras, se desencadenaron los golpes. Lo empujaron por la espalda, lo derribaron y, también, le dieron patadas hasta la llegada de los agentes. Al cierre de esta edición, seguía la investigación para localizar a todos los atacantes.

El teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía barcelonés, Jaume Asens, condenó la agresión y manifestó: “No podemos naturalizarlo y quedarnos de brazos cruzados”. Garantizó trabajo para que lo ocurrido no quede impune.