Actualizado
viernes, 19 abril 2019
05:45
h
URGENTE

“La mentira tenía que terminar”

maría cantos
Ver comentarios
|
16/04/2019
Tras su paso por el mundo de las asociaciones vecinales, que le llevó a presidir la federación Objetivos Comunes, María Cantos se prepara para dar el salto a la política local, como fichaje del partido de Albert Rivera. Ve muy posible que el nuevo Gobierno local sea fruto de un pacto, para el que no tiene líneas rojas, solo lograr un acuerdo que beneficie a la ciudad

—Usted ya es la candidata, confirmada por la dirección nacional, ¿tiene ya equipo?

—Está preparado desde hace mucho tiempo, desde que entré a formar parte de Ciudadanos. He buscado gente competente, que quiera cambiar el rumbo de la ciudad, a los que les duele Jaén.

—¿Tiene nombres?

—Creo mucho en la lealtad y creo que hay personas que tienen que estar a mi lado siempre, que desde un principio, cuando estábamos en otro mundo, ya estaban conmigo. Nuestra idea no era dar el salto a la política, pero cuando ves que te están engañando todos los días, piensas en hacerlo. Hablamos de Miguel Castro y Francisco Díaz, con los que entré en Ciudadanos, nos conocemos desde hace más de quince años, de las asociaciones vecinales y dimos el salto porque vimos que era ya insostenible, sobre todo, en la última etapa, con Fernández de Moya. Hemos estado muy relacionados con la gente de la calle y vimos que las mentiras y los chantajes no podían mantenerse y que había gente preparada para sacar la ciudad adelante.

—¿Cómo fue el encaje de usted y su gente de confianza en la estructura ya creada?

—El partido te marca unas directrices muy claras, pero luego te deja funcionar como tu quieras. Cuando entramos hubo elecciones, nos presentamos, ganamos porque no hubo más candidaturas y hemos ido ampliando la junta directiva con gente que ya estaba aquí. Había gente que pensaba que íbamos a traernos a gente de las asociaciones y es falso. La gentes de las asociaciones sigue con ellas y nosotros, que ya hemos salido, estamos en el partido. Siempre hemos dicho que no se puede mezclar un partido con una organización. Yo defiendo que una persona que ha hecho calle es la mejor preparada para participar en un partido político, pero hay que separar, no tener un pie en cada sitio. Tampoco es justo para una organización que se le encasille por quien tiene a la cabeza.

—¿En su candidatura hay alguien del asociacionismo?

—Del mundo vecinal, no.

—Hay quien la considera un fichaje estrella, ¿mucha presión?

—Me halaga oírlo. Sí hay presión, pero no por el partido, sino interna. Es increíble las ganas que hay, lo sabemos por las reuniones que tenemos en las que nos transmiten ilusión y esperanza. Hay mucha gente que confía en nosotros y espero no defraudar a nadie. Me dicen, por favor María, esto tiene que cambiar. Toda la candidatura es gente que conoce la realidad, cuando vamos a cualquier sitio, ya nos conocen. Es un trabajo hecho antes de entrar en el partido, siempre he dicho la misma frase: para ser político no se necesita capacitación o habilitación académica, pero sí es necesario una pasantía de calle, conocer la realidad a través de alguna asociación. Lo que nos resulta extraño es que haya concejales que llevan diez años y no los conocen.

—¿Por qué apuesta por Cs?

—Tengo una edad en la que ya puedo decir que he votado al PP y al PSOE y ni uno ni otro me ha dado respuesta. Llegó un momento en el que no sabía si arrojar la toalla y, antes de eso, dije vamos a fundar un partido de centro, Jaeneros, porque con esa ideología puedes defender a todo el mundo, pero vimos que una fuerza local no servía para pedir una autovía o empresas y, además, ya éramos votantes de Ciudadanos. Fue el propio partido el que se puso en contacto con nosotros. Ellos nos propusieron integrarnos. Ya nos seguían por las redes sociales.

—Recuerda su mala relación con Fernández de Moya. Dicho esto, ¿con quién se lleva mejor, con el PP o con el PSOE?

—Este hombre fue una pesadilla, tenía hacia mi una inquina desmedida y hasta los periodistas me contaban que aprovechaba cualquier momento para meterme caña. En cuanto a con quien me llevo mejor, me han engañado tanto que no me puedo llevar bien ni con el PP ni con el PSOE. En los actos, me doy cuenta de que soy distante, pero es que hay políticos a los que no puedo mirar a la cara, me han engañado durante años, lo digo del actual alcalde, Javier Márquez, y del candidato del PSOE, Julio Millán. Han jugado por los sentimientos de quienes representaba.

—Dice que los candidatos del PP y del PSOE la engañaron. ¿Qué hará si tiene que pactar?

—El escenario más probable es el pacto y llegado el momento habría que sentarse y ver el programa y los compromisos, hay unos mínimos a los que no podemos renunciar, sobre todo, la participación ciudadana. Jaén tiene muchos problemas porque no se cuenta con los vecinos. El Ayuntamiento no puede imponer, como ocurrió con la peatonalización, que se presentó en un documento de ocho folios.

—Pero es posible que se reedite un pacto entre el PP y Cs, ¿como en la Junta?

—No hay directriz, como sí ocurre en las elecciones generales, depende de cada ayuntamiento. Tenemos un modelo de ciudad y si ninguno de los partido está de acuerdo, apaga y vámonos. El Gobierno local tiene que impulsar, apoyar y promover y no trabajar por temas partidistas, el Ayuntamiento de Jaén es un trampolín.

—¿Entonces usted no se iría, por ejemplo, de parlamentaria?

—Yo no me voy, va contra mis principios y soy muy cabezona. Si saco malos resultados me quedo en la oposición.

—Y, si llega al Gobierno local, ¿qué hará con el personal y la con la deuda?

—No hay mucha plantilla, es que está muy mal repartida, con pocos técnicos, de ahí que se retrasen las licencias y se tramiten tan mal lo expedientes, y poco personal de Mantenimiento Urbano, frente a un exceso de auxiliares administrativos. Vamos a reestructurar la plantilla donde haga falta.

—¿Puede enviarse a un auxiliar administrativo a mantenimiento?

—Depende. Muchos de ellos entraron en Mantenimiento Urbano, lo que pasa es que luego les han dicho vete para la mesa.

—Eso es voto cautivo

—Claro. Nosotros no hemos estado en el Gobierno local y no tenemos mochila. No debo a nadie favores. Vamos a trabajar por Jaén, que ya es hora.

—¿Qué piensa sobre la deuda?

—A lo mejor hay facturas que no tienen por qué ser así, a lo mejor hay que negociar alguna quita, todos sabemos como trabaja el ayuntamiento, hay empresas que le piden más de la cuenta, porque sabe que van a tardar mucho en cobrar. Hay que hablar con proveedores y con la Junta y con el Gobierno, que ojalá que sea de Cs como el Ayuntamiento. Además, buena parte de la culpa es del resto de administraciones que no han hecho todo lo posible para que la ciudad salga adelante. Eso hay que valorarlo y estudiarlo y explicarles al Gobierno y la Junta que hay que compensarnos.

El tiempo - Tutiempo.net