Actualizado
domingo, 16 junio 2019
12:12
h
URGENTE

“Los jiennenses viven un estado de emergencia en la educación”

Javier imbroda ortiz
Ver comentarios
|
22/05/2019
  • Image
Está convencido de que el sistema educativo tiene que dar un salto hacia la calidad, que hay que invertir en mejorar las infraestructuras y apostar por una redistribución de los centros para lograr una mayor eficiencia. Se compromete a dar una solución al Conservatorio Profesional de Música para 2020, independientemente de las elecciones

Es prácticamente un recién llegado en la Junta de Andalucía, una nueva “cancha” en la que juega, no sin contratiempos, con la ilusión de aquel primer día en su etapa de entrenador de baloncesto. Abraza un proyecto político, Ciudadanos, con el que pretende cambiar el rumbo de los acontecimientos con la experiencia adquirida como uno más de la sociedad civil. Francisco Javier Imbroda Ortiz (Melilla, 1961) conoce a la perfección la realidad educativa andaluza y se compromete a trabajar por conseguir un salto de vértigo en la calidad.

—Se sorprendió en su visita al colegio Ruiz Jiménez. ¿Por qué?

—Sí, la verdad es que me impactó. Pensé que me había trasladado a la España de los años cuarenta. La situación me obligó a hacerme preguntas, entre ellas por qué nos encontramos con 2.742 actuaciones en infraestructuras pendientes de hacer desde el año 2006, por un importe de 835 millones. ¿Cómo puede ser esto? Uno de los ejemplos es el centro Ruiz Jiménez.

—¿Esa es la mayor sorpresa que se llevó al llegar al Gobierno?

—Esa, y otra más. Cuando di el paso para formar parte de este proyecto que se llama Ciudadanos, con el que me siento identificado, estudié la situación del sector, porque soy doctor en Educación, pero tenía que actualizarme y conocer el panorama actual. Me dejó muy preocupado, pero no solo por esta inacción, sino porque tengamos un 22% de abandono escolar, una de las peores tasas de la Unión Europea, es decir, estamos en el furgón de cola. El Partido Socialista ha estado cuarenta años en el Gobierno, por lo que algo tendrá que ver con el atolladero que nos hemos encontrado, con el que cómo vamos a conseguir una educación de calidad, que apueste por la excelencia, si no se dan las condiciones adecuadas. En fin, como esto, unas cuantas cosas más.

—Una visión diferente a la que tenía como doctor...

—Totalmente.

—¿Qué hay que cambiar?

—La mentalidad. Todos tenemos que entender en qué sociedad estamos, hacia dónde vamos en el ámbito global. No tiene nada que ver el futuro de nuestros hijos con nuestro pasado, por lo que tenemos que preparar a nuestros niños y a nuestros jóvenes para un mundo que puede ser local, pero en el que los desafíos son globales. Nuestros niños están quince años aproximadamente en nuestro sistema educativo, por lo que tenemos mucho tiempo para prepararles. Necesitan herramientas sociales y emocionales para un mundo que ya es complejo. Un principio de mi acción de Gobierno será tener vocación internacional en nuestra educación.

—¿Y quién tiene la clave?

—El docente. Tenemos enormes profesionales, que han sustentado sobre sus hombros la innovación, pero el sistema no les ha ayudado.

—En una provincia con los más bajos índices de lectura como es Jaén, ¿cómo tiene previsto afrontar este problema, directamente conectado con el del fracaso y el abandono?

—Acabamos de poner en marcha un programa de refuerzo educativo para julio. Bueno, pues la izquierda de salón se nos ha echado encima, porque consideran que algunos no han sido consultados... Al niño que lo zurzan. Está claro que el gran peso de la formación radica a lo largo de todo el curso y que estos son programas que complementan, no que sustituyen. No hará milagros, pero sí servirá de refuerzo y de punto de partida de un proyecto más a largo plazo. El problema es que nos encontramos con una oposición absolutamente irracional. El éxito está en haber sido capaces, en dos meses, de rescatar un fondo europeo, cumplir todos los requisitos, integrar la actividad física y deportiva y ofertarlo para cien mil plazas.

—¿Cree que hay un acceso equilibrado a la educación concertada, es decir, que las familias pueden elegir, realmente, el centro que desean para sus hijos?

—Queremos avanzar hacia la libre elección de los centros escolares y hemos puesto encima de la mesa una serie de principios que tenemos que debatir con todos los agentes sociales. La pública y la concertada coexisten perfectamente. Me llama la atención que la izquierda critique la concertada, cuando fue el Partido Socialista el que la inventó.

—¿Cómo pretende casar una mayor inversión en la educación con la norma impuesta por el nuevo Gobierno andaluz de contención del gasto?

—Tengo que señalar que el presupuesto de Educación ha aumentado en 216 millones, un 3,4% con respecto al año anterior, es el más alto de su historia. Este Gobierno tiene claros cuatro pilares fundamentales, aunque todos son importantes: Salud, Educación, Dependencia y Empleo. Hemos dado un paso muy importante, pero siempre lo vemos insuficiente. En infraestructuras hay 835 millones de euros pendientes desde 2006. Ahora estamos elaborando un plan a siete años vista, por lo menos que cubra dos legislaturas, para ponernos al día y dignificar tantos centros escolares como los que tenemos en estos momentos, que uno siente cierta desesperanza cuando los ve, lo confieso. Hay once mil niños en caracolas o barracas y algunos llevan veinte años de forma provisional. Es una de las realidades, aunque también hay otras mejores. Lo que sí puedo decir es que los andaluces y los jiennenses viven un estado de emergencia educativa.

—Se percibe una apuesta importante por la Formación Profesional. ¿Cómo puede contribuir esta línea educativa a paliar el desempleo o la despoblación?

—Una cosa fundamental que estamos haciendo es un mapa de las necesidades empresariales e industriales. Es decir, la formación se tiene que acercar a las empresas, no implantar ciclos sin haber evaluado las necesidades. Hace poco estuve en una ponencia del consejero de Economía, y le preguntaban “qué tiene usted que decir cuando existe el 95% de paro en los periodistas”. Y él contestó, con sabiduría, que antes de estudiar Periodismo que sepan que hay esa cifra de desempleo, que estudien otra cosa. Tenemos que adaptarnos a lo que el mercado pide. Así que es fundamental una apuesta por la Formación Profesional, a la que pienso cambiarle el nombre, porque siempre se ha identificado como de segunda o tercera categoría, un disparate total. Hay que dignificarla.

—¿Y qué pasa con la vocación?

—Nunca se debe perder. Uno tiene que soñar, pero a veces esos sueños es complicado desarrollarlos, por lo que hay que aparcarlos y elegir otro camino para comer.

—Después de tener una visión general de la educación jiennense, ¿qué es lo que más le preocupa, que no haya instituto en el casco antiguo, la paralización del Conservatorio profesional...?

—Me preocupa todo. Ahora bien, lo que ha pasado con el Conservatorio de Música simboliza el desastre de gestión de los últimos años. Sé que para el año 2020 estará en marcha, por lo que ya vemos una luz, pero tenemos que esperar a los resultados municipales. Ojalá salga María Cantos como alcaldesa, porque vendrá un equipo nuevo, diferente, con ganas de trabajar, gente que procede de la sociedad civil, que conoce cuál es la realidad, que no ha estado metida en una institución toda la vida sin salir de ahí y sin ser sensible a lo que sucede fuera.

—¿Pero existe el compromiso independientemente del resultado de las elecciones?

—Claro que sí, solución habrá seguro. Ese plan de infraestructuras que queremos hacer a siete años, aunque yo ya no esté, se hará. Sin embargo, también quiero apuntar una cosa. Estamos estudiando cómo reestructurar los centros, porque nos estamos encontrando en distintas localidades algunos vacíos.

—Hay municipios con dos colegios y aulas vacías y, sin embargo, nadie ha tenido la valentía de dar una solución.

—Más que un acto de valentía, debe ser un acto de responsabilidad, porque lo que no podemos tener es un ambulatorio, un colegio y un aeropuerto en la puerta de mi casa. Este Gobierno cuidará de los recursos públicos, que son sagrados, porque nos pertenecen a todos. No podemos actuar a la ligera.

—¿Cree que hay suficiente actividad física en horario lectivo?

—No.

—¿Cómo se arregla esto?

—Los hábitos de nuestros hijos no tienen nada que ver con los que tenemos nosotros, no es que sean mejor o peor, es que han cambiado. Nuestros niños, fuera del horario lectivo, practican a la semana seis horas de actividad física, frente a las veinte horas que están delante de una pantalla. ¿Qué hacemos? El sistema educativo tiene que dar una respuesta a esta realidad social. Tenemos un 23% de niños con sobrepeso en Andalucía. Una de las medidas que este consejero quiere aplicar es tener una hora de actividad física cada día en todos los centros educativos, desde los tres años hasta Formación Profesional, Bachillerato e, incluso, Universidad. Y, después, si hay niños que destacan, podrán continuar.

—¿Qué le parece la propuesta de Vox de crear centros públicos de educación diferenciada?

—Yo no comparto ese planteamiento, porque no se parece a la sociedad civil actual. Lo respeto, sé que hay sentencias que avalan esa posibilidad, pero no encontrarán respaldo en la Junta.

—¿Para cuándo una pista de ocho calles de atletismo en Jaén?

—Me lo han hecho saber desde Jaén en una reunión que tuve con el alcalde. Yo tengo que decir lo siguiente. Tenemos un problema con la izquierda, porque no hay más que ver lo que dice Carmen Calvo, que los recursos públicos no son de nadie. Y el problema es que se ha actuado a la ligera, sin visión en la construcción de proyectos que han formado parte de la megalomanía del dirigente político de turno, y la consecuencia es que sirven para una minoría. Necesito saber que hay una demanda que justifique la inversión. No quiero disparos al aire, independientemente del deseo de que Jaén tenga esa pista.

—¿Cuándo empezarán las obras del Pabellón Oliva Arena? La Junta las financia al 50%.

—Eso ocurrirá cuando el Ayuntamiento y la Diputación se pongan de acuerdo. Lo que este consejero se ha encontrado es la financiación al 50%, por lo que habrá que atender ese compromiso.

—¿Comparte la opinión de María Cantos de buscar una ubicación más céntrica?

—Comparto con María Cantos la necesidad de poner sobre la mesa y razonar el sitio, no directamente a la Ifeja por real decreto, es decir, que los técnicos valoren la mejor ubicación. Vendría muy bien que tuviera más vida a su alrededor. Hay que sentarse y razonar.

—¿Cómo ve su partido?

—Lo veo como siempre, fantásticamente de salud y creciendo. Ciudadanos es un proyecto diferente, centrista y centrado, de gente de la sociedad civil que hemos dado el paso porque andábamos cansados del bipartidismo, que se echaban unos a otros la pelota y los ciudadanos éramos rehenes de esa confrontación permanente. Ciudadanos ha venido a moderar y modular esta situación, por lo que me parece genial el proyecto y no tengo duda de que Albert Rivera será presidente del Gobierno de España y que María Cantos será la alcaldesa de Jaén.

—¿Cómo se siente fuera de la cancha deportiva?

—Me voy encontrando, y la verdad es que tiene bastantes similitudes.

—¿Por ejemplo?

—Cuando hablo en el Parlamento tengo hooligan como en las canchas de baloncesto, estoy entrenado.

El tiempo - Tutiempo.net