Actualizado
miércoles, 20 febrero 2019
16:14
h
URGENTE

Archivada la causa contra el anterior alcalde de Espeluy

La Audiencia rechaza la querella del exsecretario contra Pedro Bruno por malversación, cohecho, prevaricación y “mobbing”
Ver comentarios
|
16/01/2019
  • POLÍTICA. Pedro Bruno, durante su época como alcalde de Espeluy.
    POLÍTICA. Pedro Bruno, durante su época como alcalde de Espeluy.

La Audiencia Provincial ha archivado íntegramente la causa judicial abierta contra Pedro Bruno, el que fuera alcalde socialista de Espeluy y actual diputado de Agricultura. El político ha tenido durante casi cinco años la etiqueta de “investigado” a raíz de la querella interpuesta por el secretario municipal, que llegó a imputarle cuatro delitos: malversación, cohecho, prevaricación administrativa y acoso laboral. Ahora, la Justicia dicta el sobreseimiento del caso: “No está debidamente justificada la perpetración de delito alguno”, señala el auto de la Sección Tercera de la Audiencia.

Pedro Bruno tuvo que responder por haber anulado una serie de recibos del impuesto local de vehículos que fueron girados a una empresa de automóviles. El Ayuntamiento y esa mercantil habían acordado domiciliar en ese municipio todos los vehículos que gestionaba. Todas las partes salían ganando, ya que el Consistorio recaudaba más y la sociedad se beneficiaba de determinadas bonificaciones fiscales. No obstante, en los años 2010 y 2011, esas rebajas no se efectuaron. Por ello, el alcalde procedió a la anulación de los recibos. Posteriormente, fueron de nuevo librados y abonados por la empresa. No obstante, el secretario municipal lo denunció por prevaricación, es decir, por cometer una ilegalidad a sabiendas. “Esa actuación puede ser irregular desde el punto de vista administrativo, pero no fue una arbitrariedad”, razona la Audiencia.

Con respecto al delito de malversación, la querella hacía referencia a una transferencia de 15.000 euros realizada por el Ayuntamiento en 2015 a la misma empresa. Los magistrados entienden que esa cantidad se debe a las “divergencias surgidas” con la mercantil por la liquidación de los tributos. El dinero, posteriormente, también fue reintegrado en las arcas municipales, tal y como se hace constar en el auto.

El secretario municipal también se querelló contra Pedro Bruno por un presunto soborno. Aseguró que el entonces alcalde recibió como regalo de la empresa un vehículo “a cambio de recibir un trato de favor por parte del Ayuntamiento”. La defensa del exalcalde, ejercida por el letrado Salvador Martín Valdivia, consiguió demostrar que ese vehículo fue pagado por el entonces alcalde a través de una transferencia bancaria. Por ello, también se archivan las actuaciones seguidas por un delito de cohecho.

Y, por último, también ha sido sobreseído el delito de “mobbing” denunciado por el secretario. El funcionario municipal aseguró que Pedro Bruno lo acosó laboralmente, “con continuos actos de hostigamiento psicológico”. No obstante, la Sala considera que no se aprecia “persecución sistemática” o “violencia extrema” contra el denunciante en el desarrollo de su trabajo, “ni menos aún que fuera orquestada por el alcalde”. “Lo que se constata es la existencia de unas relaciones en el trabajo cuanto menos poco armónicas y plagadas de discrepancias, pero que se quedan fuera del ámbito penal”, concluye la Audiencia.

Vecinos de Espeluy llegaron a movilizarse contra el secretario, al que culpaban de “paralizar” el Ayuntamiento. El enfrentamiento entre Pedro Bruno y el funcionario municipal fue más que evidente.